Compartir
Publicidad

Consumir leche puede estar relacionado con la aparición de acné (y la leche desnatada eleva el riesgo más que la entera)

Consumir leche puede estar relacionado con la aparición de acné (y la leche desnatada eleva el riesgo más que la entera)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si no habéis tenido problemas de acné en ningún momento de vuestra vida - y sobre todo adolescencia - es posible que nunca hayáis escuchado hablar sobre ello, pero si has tenido acné es más que probable que alguna vez - o muchas - te hayan advertido sobre los peligros de tomar leche o yogures enteros porque pueden provocar más acné.

Sabemos que en lo que a la alimentación se refiere existen numerosos mitos y en ocasiones es complicado discernir lo que es real de lo que no. Por ello se llevan a cabo nuevas investigaciones en cuanto a la alimentación.

Una investigación reciente, publicada hace unos días, realizaba un metaanálisis de 13 investigaciones realizadas al respecto, que incluían 71819 participantes. La intención era comprobar si realmente existía alguna relación entre el consumo de leche y el acné y cuáles eran los tipos de leche que más influían.

Aparentemente, los resultados mostraban una relación entre el consumo de leche y un mayor riesgo de sufrir acné. Estos resultados parecían ser consistentes en todos los estudios analizados por los investigadores. En cualquier caso, este tipo de resultados que muestran correlación entre dos eventos deben tomarse con precaución, ya que la correlación no necesariamente implica causalidad. En cualquier caso, vamos a intentar analizar y resumir los resultados de la investigación.

Calum Lewis 390150 Unsplash

Una de las cosas más significativas es que todos los tipos de leche (desnatada, semi o entera) y en todos lo niveles de consumo (desde bajo hasta muy alto) se encontraba dicha relación entre consumo de leche y acné. Sin embargo, y en contra de lo que podría pensarse, el tipo de leche que más correlacionaba con el riesgo de sufrir acné era la leche desnatada. La siguiente que mayor relación mostraba era la semidesnatada y por último la entera. Esto resulta llamativo, porque la creencia popular es que la leche entera es peor.

Otras investigaciones han encontrado relación entre el consumo de leche desnatada y el riesgo de padecer acné, pero sin embargo no han encontrado relación con la leche entera. En este caso, los resultados diferirían, ya que no involucrarían a todos los tipos de leche.

Curiosamente, encontraron que el consumo de leche correlacionaba con la aparición de moderada a grave de acné, pero no con la aparición de acné leve. El hecho de que la leche entera sea la que menos relación muestra parecería indicar que la grasa de la leche no es la culpable de la aparición del acné. Según hipotetizan los investigadores, la culpable sería en todo caso la proteína de la leche. Aparentemente, consumir leche entera nos sacia más por lo que tomamos menos y por tanto ingerimos menos proteína de leche que con la leche desnatada menos saciante.

Otro hecho que llama la atención, esta relación positiva se encontraba en la población norte americana y europea, pero no en la población asiática, africana y sudamericana. La explicación que dan los investigadores es que en Europa y Norte América se ha consumido leche de manera muy habitual durante mucho tiempo, mientras que otras culturas han adoptado ese consumo más recientemente. Otro factor podría deberse a las diferencias genéticas y además no existe tantos datos sobre Asia, África y América del sur.

En cualquier caso, solo cuatro de las investigaciones analizadas en este metaanálisis se trataban de estudios de cohorte y algunos de los resultados obtenidos en otras de las investigaciones podrían deberse a otras causas que no se hubieran tenido en cuenta. Además de esto, la mayoría de las investigaciones tenidas en cuenta se basaban en datos autoinformados por los participantes, lo que puede alterar los resultados.

Además de esto, algunas de las investigaciones llevadas a cabo tenían ciertas debilidades como muestras muy pequeñas o debilidades metodológicas. Por ello, antes de culpar a la leche desnatadas de todos nuestro granos, se deben llevar a cabo más investigaciones - porque ya sabemos que la correlación no siempre implica causalidad - que incluyan más estudios de cohorte para confirmar estos resultados.

Imágenes | Unsplash, Pixabay
En Vitónica | La leche sin lactosa no es más sana que la normal (si no eres intolerante)
En Vitónica | Si te sienta mal la leche esto es lo que puedes hacer para disfrutar de un helado

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio