Publicidad
Publicidad

RSS Leche

¿Intolerante a la lactosa o alérgico a la proteína de leche de vaca? ¡No es lo mismo!

Comentar
¿Intolerante a la lactosa o alérgico a la proteína de leche de vaca? ¡No es lo mismo!

Beneficiosa aunque no imprescindible, es muy común que a los adultos no les siente del todo bien beber leche, aunque no a todos nos sienta mal de la misma manera: unos pueden ser intolerantes a la lactosa mientras que otros quizá sean alérgicos a la proteína de la leche de vaca. Veamos cuál es la diferencia.

Alergia a la proteína de la leche de vaca

Este caso es eso, una alergia. Eso significa que es el sistema inmune el que está involucrado: al detectar un agente que considera dañino para el cuerpo, sobrereacciona desencadenando lo que llamamos una reacción alérgica. Picores, rojeces, hinchazón, vómitos. El sistema respiratorio puede verse afectado, así como la piel y los ojos.

La culpable es la proteína presente en la leche de vaca, pero muchas veces esta alergia se extiende también a la leche de oveja o de cabra.

Para diagnosticarla se hace un análisis de sangre para medir los niveles de inmunoglobulina E (IgE), un anticuerpo involucrado en la respuesta inmunológica a agentes externos y parásitos. Los afectados por esta alergia tratan de evitar consumir ningún producto lácteo.

leche-vacas-lactosa

Intolerancia a la lactosa

Aquí ya no hablamos de alergia sino de intolerancia, y eso significa que la cosa cambia. Nada pinta aquí el sistema inmunológico, que cede todo el protagonismo al sistema digestivo.

En la intolerancia a la lactosa es clave la lactasa, una enzima que produce el intestino delgado y que se encarga de procesar la lactosa, el azúcar de la leche. Cuando no se produce, o no se produce suficiente, la lactosa pasa al intestino grueso y allí genera hinchazón, dolores, cansancio, hinchazón abdominal, diarrea y flatulencias.

La ventaja de esta patología frente a la alergia a la proteína de leche de vaca es que actualmente existen muchos productos lácteos sin lactosa (beneficiosos para los intolerantes pero iguales para todos los demás), de forma que para los intolerantes no es necesario eliminar la leche y sus derivados totalmente de su dieta.

Lactosa, lactasa y evolución

El caso de la intolerancia a la lactosa es muy interesante a la hora de entender cómo evoluciona el ser humano. Si nos paramos a pensar, tendría cierta lógica que las personas adultas no pudiesen digerir la leche correctamente, ¿no? Después de todo, ningún mamífero adulto bebe leche. La leche es un alimento que solo consumen las crías.

Según un estudio, la enorme mayoría de los pobladores de la Europa del Neolítico carecían de los rasgos genéticos necesarios para procesar adecuadamente la lactosa

De hecho, hace miles de años también era así entre los seres humanos. Según un estudio, la enorme mayoría de los pobladores de la Europa del Neolítico carecían de los rasgos genéticos necesarios para procesar adecuadamente la lactosa. Los bebés y niños más pequeños producían lactasa sin problema, pero esa producción se apagaba a los pocos años.

Y sin embargo a día de hoy, aunque todavía minoritaria, la tolerancia a la lactosa es frecuente, especialmente en personas con ascendencia europea.

¿Cómo pasamos de una cosa a la otra? ¿Por qué desarrollamos y se extendió la habilidad de procesar la leche, más allá de la infancia?

La respuesta no está clara del todo, pero parece ser que en algún momento, beber leche se reveló como una ventaja. Eso no resulta sorprendente: la leche es rica en nutrientes como proteínas, carbohidratos y minerales esenciales como el calcio. Para nuestros antepasados, era todo un superalimento.

Incluso aunque la lactosa no les sentase bien, los beneficios superaban los inconvenientes. Restos encontrados en asentamientos milenarios demuestran que aprendieron a manipular la leche para fabricar yogur y queso, lo que eliminaba parte de la lactosa de la leche.

Según algunas investigaciones, hace unos 8.000 años en la región de Turquía apareció una mutación genética que afecta a la producción de lactasa, manteniéndola durante toda la vida adulta. La mutación se fue extendiendo por todo lo que hoy es Europa.

leche-biberón-bebé

La ventaja de poder beber leche

Según Mark Thomas, experto en genética evolutiva de la Universidad College de Londres, esa rápida y exitosa expansión, especialmente por el norte de Europa, se debió a dos motivos.

La combinación de ambos factores dio como resultado una mayor mortalidad de todo el que no fuese capaz de tolerar y asimilar la lactosa, a la vez que una mayor probabilidad de supervivencia para el que sí pudiese

El primero, es que los granjeros que se asentaron en estas regiones procedían del llamado Creciente Fértil, la zona histórica que incluye el levante mediterráneo y las antiguas Mesopotamia y Persia. De allí se llevaron sus cultivos de trigo y cebada. Pero en un ambiente más frío y de estaciones más bruscas, estos no siempre salían adelante, causando importantes hambrunas.

El segundo, es que el clima de estas regiones, más frío, era mucho más propicio a la conservación de alimentos como, precisamente, la leche, que tardaría mucho más en cuajar en yogur (perdiendo así parte de la lactosa), que en sus lugares de origen, más cálidos.

Si una persona sana con intolerancia a la lactosa consumía leche alta en lactosa, sufría un grave caso de diarrea, pero si la persona además padecía una malnutrición severa a causa de la escasez de alimento, las probabilidades de que muriese eran mucho más altas.

La combinación de ambos factores dio como resultado una mayor mortalidad de todo el que no fuese capaz de tolerar y asimilar la lactosa, a la vez que una mayor probabilidad de supervivencia para el que sí pudiese. La teoría de Thomas, aun por confirmar, postula que si bien la tolerancia a la lactosa no es una gran ventaja evolutiva a largo plazo, sí pudo serlo en momentos concretos de malas cosechas y hambrunas al permitir a un grupo de personas aprovechar una rica fuente de nutrientes que para otros suponía un grave problema de salud.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Análisis nutricional de distintos tipos de leche

Leer más »

Los lácteos no son imprescindibles en tu alimentación (pero puedes tomarlos si te apetece)

7 Comentarios
Los lácteos no son imprescindibles en tu alimentación (pero puedes tomarlos si te apetece)

En los últimos días se está hablando mucho en los medios y en las redes sociales sobre el hecho de si los lácteos son o no imprescindibles en una dieta saludable. Está claro que la leche y sus derivados son ricos en nutrientes como el calcio o la vitamina D, especialmente importantes para la salud ósea, pero ¿hace esto que sea obligatorio tomarlos en nuestro día a día? Analizamos qué nos dicen las guías de alimentación y los nutricionistas sobre esta controversia.

Leer más »
Publicidad

La Unión Europea se despide de las "leches" vegetales

3 Comentarios
La Unión Europea se despide de las "leches" vegetales

Entre los productos veganos más usados encontramos variedad de bebidas vegetales denominadas frecuentemente leches y derivados de las mismas tales como "queso de soja", "mantequilla de anacardos" entre otros. Sin embargo, un reciente comunicado del Tribunal de Justicia señala que la Unión Europea se despide de las "leches" vegetales ya que las bebidas de origen vegetal ya no podrán comercializarse bajo el nombre de "leches".

Leer más »

Si te sienta mal la leche esto es lo que puedes hacer para disfrutar de un helado

1 Comentario
Si te sienta mal la leche esto es lo que puedes hacer para disfrutar de un helado

La mayor parte de los helados se elaboran a base de leche o derivados de la misma, por lo que, quienes sufren intolerancia a la lactosa, alergia o intolerancia a las proteínas de la leche de vaca tienen una gran limitación al momento de su consumo. Sin embargo, no es imposible disfrutar de un helado si te sienta mal la leche, sino que a continuación mostramos alternativas.

Leer más »

El helado más sano del verano: las siete mejores recetas

Comentar
El helado más sano del verano: las siete mejores recetas

Llegan los días de más calor del año y a la mayoría de nosotros nos apetece refrescarnos con un fresquito y sabroso helado. ¿El problema? Que la mayoría de helados comerciales tienen una composición nutricional bastante poco deseable y un aporte de nutrientes escaso. ¿La solución? Preparar helados un poco más saludables en nuestra propia casa: no es difícil y de esta manera controlamos los ingredientes.

Para echaros una mano, os traemos siete recetas de helados saludables que podéis preparar en vuestra cocina y así disfrutar de su sabor y refrescaros de una manera más sana.

Leer más »
Publicidad

Añadir leche al té... ¿una mala opción?

Comentar
Añadir leche al té... ¿una mala opción?

El té es una de las bebidas más consumidas a nivel mundial, desde las clásicas infusiones calientes de té verde para quemar grasa o té rojo para adelgazar, hasta los refrescantes tés helados como bebida saludable para el verano.

Pero además de esta lista infinita de alternativas para consumir té, están los que optan por añadir un chorrito de leche...¿una mala opción? Analizamos algunas investigaciones que aconsejan evitar esta práctica.

Leer más »

Un yogur no siempre es una leche fermentada. Conoce sus diferencias

10 Comentarios
Un yogur no siempre es una leche fermentada. Conoce sus diferencias

En el mercado encontramos variedad de productos lácteos a nuestra disposición y desde siempre, según la la legislación española un yogur es "el producto de leche coagulada obtenido por fermentación láctica mediante la acción de Lactobacillus delbrueckii subsp. bulgaricus y Streptococcus thermophilus", sin embargo, un yogur no siempre es leche fermentada y a continuación te mostramos sus diferencias.

Leer más »

Receta de Nutella casera: sin azúcar y sin aceite de palma

12 Comentarios
Receta de Nutella casera: sin azúcar y sin aceite de palma

"Leche, cacao, avellanas..." y ya está. La receta de Nutella casera (o Nocilla, o crema de avellanas) no necesita más. Ni azúcar ni grasa de palma, y además puedes prepararla en cinco minutos, no se tarda nada.

Antes de nada, una recomendación: para hacer este tipo de recetas de cremas (esta misma o la crema de cacahuete o de almendras que os enseñamos a elaborar hace tiempo) es importante contar con una buena batidora, quizás mejor de vaso que de mano, ya que las primeras tienen más potencia. También se puede hacer con una batidora de mano, claro, pero el proceso será un poco más lento. ¡Comenzamos con la receta!

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos