Compartir
Publicidad
Publicidad

El curadillo, un pescado que conserva muchas propiedades

El curadillo, un pescado que conserva muchas propiedades
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pescado es un tipo de alimento muy saludable para el organismo. Como ya hemos visto en infinidad de ocasiones existen muchas maneras de conservar el pescado, pero una destaca entre el resto, se trata de la que se llevó a cabo en la localidad de Cudillero, donde se prepara el que se conoce como curadillo. También conocido como el “jamón de los pobres”, el curadillo es un alimento que en su momento vino a solucionar las dificultades de conservación del pescado, pero hoy en día es un manjar que nos ofrece una infinidad de beneficios para el organismo y que por ello queremos destacarlo en esta ocasión.

El curadillo es cualquier variedad de pescado que se deja orear para que se quede seco. Este proceso lleva consigo una serie de cuidados como la eliminación de todas las partes del pescado que son susceptibles de corromperse. Una vez limpio se cuelga al aire extendido y se deja secar el tiempo que sea necesario. No se utiliza ningún tipo de aderezo ni salazones, ya que el aire y la briza marina se encargan de que este pescado se endurezca y seque al aire ayudándonos a conservarlo por mucho tiempo.

Este alimento es algo tradicional, pero hoy en día es muy apreciado por su sabor característico. No debemos pasar de largo que al no contener aderezos ni salazones, el curadillo es un alimento natural que además no nos aporta dosis extras de sustancias como el exceso de sal que suelen darnos alimentos conservados de este modo. A pesar de no tener ningún conservador, el curadillo guarda casi todas las propiedades del pescado. En este caso las contiene deshidratadas, ya que el proceso de oreado hace que se pierda el agua, pero no el resto de sustancias, por lo que el aporte de proteínas de este alimento es elevado.

El aporte de grasas de este alimento es mínimo. Es cierto que contiene los ácidos grasos propios de los pescados, como el omega-3, beneficiosos para el organismo, pero apenas contiene grasas saturadas que en exceso pueden pasarnos factura. El aporte mineral es otro punto a tener en cuenta. Como todo alimento marino, el curadillo tiene grandes dosis de minerales como el sodio, yodo, hierro, magnesio… Aunque estos valores dependerá mucho del tipo de pescado que se haya dejado orear, ya que la técnica se usa con todas las especies que se quieran conservar.

Las vitaminas son menos destacables, pues con el paso del tiempo y el sometimiento de este pescado al aire y a su acción oxidante, se acabarán por perder. A pesar de todo es un alimento que nos puede servir perfectamente como aderezo en ensaladas y demás platos, pero podemos ingerirlo perfectamente tal cual se presenta, ya que es un buen aperitivo que debemos tener en cuenta a la hora de vestir nuestra mesa.

Imagen | Anofeles

En Vitonica | La dieta medieval es más sana que la actual En Vitonica | No siempre el pescado tiene menos grasa que otra carne

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos