Compartir
Publicidad

La ciencia derriba el mito de la barriga cervecera

La ciencia derriba el mito de la barriga cervecera
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre se ha creído que el consumo de cerveza, por su contenido en alcohol y su pequeño aporte de hidratos, genera distensión abdominal, sin embargo, un consumo moderado de esta bebida no parece producir tales efectos. Hoy te mostramos cómo la ciencia ha derribado el mito de la barriga cervecera.

Lo que dice la ciencia

Ya en 1998 un estudio sobre los hábitos alimentarios y el estado nutricional en función del tipo de bebida consumida demostraba que quienes consumen cerveza con moderación tienen mayores ingestas de micronutrientes esenciales y que no poseen mayor índice de masa corporal que quienes consumen otras bebidas habitualmente.

Una investigación más reciente, del año 2010, comprobó que la ingesta moderada de cerveza sin alcohol o de cerveza tradicional no modifica la composición corporal ni genera daños en la salud metabólica de las personas sanas.

Por último, un estudio publicado el año pasadoen un Congreso Nacional ha probado que quienes consumen cerveza con moderación tienen mejores parámetros de salud que quienes no consumen esta bebida.

Esto quizá se explique con los datos de otra investigación que ha encontrado mayor nivel de activdiad física en quienes tienen un consumo moderado de cerveza y menor índice de masa corporal o menores tasas de obesidad que quienes no beben cerveza habitualmente.

Al parecer, la clave aquí está en un "consumo moderado de cerveza" es decir, de menos de medio litro diario o idealmente, de un vaso en mujeres y dos en varones cada día, pues en estas cantidades, lejos de asociarse con mayor acumulación de grasa, la cerveza se vincula a menor obesidad, más salud e incluso, menos barriga.

Mientras que, si por el contrario el consumo de cerveza fuera excesivo y cotidiano, su contenido en calorías y sobre todo, en alcohol, podría perjudicar la salud y no producir beneficio alguno.

Concluyendo, la ciencia a derribado el mito de la barriga cervecera, pero no deja de mostrarnos que la clave está en acompañar un consumo moderado de esta bebida con otros hábitos saludables como la actividad física y una buena dieta, y sólo así, esta bebida alcohólica beneficia la salud y no produce la tan temida barriga o acumulación de grasa en el abdomen.

Más información en | Cerveza y Salud y Nutr Hosp. 2007;22(2):223-8 ISSN 0212-1611
En Vitónica | No es la cerveza, son las tapas
En Vitónica | Más beneficios de la cerveza: reduce el colesterol y retrasa el envejecimiento
Imagen | Thinkstock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio