Compartir
Publicidad

La hamburguesa fresca que ataca a la hamburguesa de comida rápida. El problema de la contaminación cruzada

La hamburguesa fresca que ataca a la hamburguesa de comida rápida. El problema de la contaminación cruzada
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Qué diferencia hay entre una hamburguesa hecha en casa y una hamburguesa de una cadena de comida rápida? Aparte de la calidad nutricional, los sabores y los ingredientes (en los que, evidentemente, la hamburguesa de la cadena de comida rápida saldría perdiendo), nuestra hamburguesa casera también contiene más agua que la hamburguesa comercial. Por eso la clásica hamburguesa del Mcdonald's luce tan bien y no se pone mala con el paso del tiempo: se deshidrata rápidamente antes de poder ponerse mala, y es que sin agua las bacterias no pueden crecer.

En el vídeo que podéis ver a continuación volvemos a ver un experimento recurrente: a un lado una hamburguesa de una cadena de comida rápida, al otro una hamburguesa casera hecha con alimentos ecológicos. Pasan los días y, mientras la hamburguesa ecológica se degrada rápidamente, la de la cadena de comida rápida se mantiene más o menos con la misma forma. Lo esperábamos, sin sorpresas.

Lo curioso es lo que ocurre cuando se colocan las dos hamburguesas dentro del mismo ambiente controlado: se ponen ambas debajo de una campana transparente, pasan los días y ¿qué ocurre? ¿Conseguirá la hamburguesa de comida rápida mantenerse como nueva?

Cuando las dos hamburguesas se encuentran en el mismo ambiente, la hamburguesa eco termina por "infectar" a la que se conservaba medianamente bien. ¿Por qué ocurre esto? Debido a la humedad y a la contaminación cruzada. Para explicar estos conceptos hemos hablado con Mario Sánchez, Tecnólogo de Alimentos y autor del blog SefiFood (al que también podéis seguir en twitter):

Normalmente en seguridad alimentaria hablamos de contaminación cruzada cuando alimentos crudos y cocinados se ponen en contacto produciéndose un transmisión de microorganismos potencialmente patógenos.

En este caso concreto estamos ante una contaminación cruzada donde probablemente se hayan dado unas condiciones de humedad muy concretas que hayan favorecido esta proliferación de hongos, que son los microorganismos más llamativos a nivel visual. Aunque lo habitual es que las transmisiones sean por contacto directo, también pueden darse por el aire.

En mi opinión, casi con total seguridad además de la proximidad ambos productos han debido grabarse en un ambiente muy cerrado que ha favorecido notablemente este deterioro.

Lo que ha sucedido es que cuando metemos las dos hamburguesas dentro de una campana dejan de estar aisladas y pasan a formar un "sistema" integrado por las dos. Así, la hamburguesa casera que es más húmeda desarrolla los mismos hongos y bacterias que habíamos visto en la primera parte del experimento. Al encontrarse juntas, los microorganismo después pasarán a atacar a la otra hamburguesa.

Cómo evitar la contaminación cruzada en la cocina

Hamburguesas

La contaminación cruzada puede darse también en nuestras cocinas, ya que podemos transmitir microorganismos desde alimentos crudos o sucios, utensilios sin una buena limpieza o incluso desde nuestras propias manos a otros alimentos que estén en buenas condiciones.

Algunos de los consejos que podemos seguir para evitar la contaminación cruzada son:

  • El primero debe ser mantener una correcta higiene en la cocina y desinfectar periódicamente los utensilios y superficies de trabajo.
  • En el frigorífico, los alimentos crudos deben colocarse en las baldas inferiores para evitar así la contaminación cruzada por goteo.
  • Si utilizamos una tabla de cortar, debemos lavarla con agua caliente y jabón adecuado al pasar de cortar un alimento crudo a otro ya cocinado. También debemos lavar nuestras manos y los demás utensilios de cocina de igual manera al cambiar de tipo de alimento.
  • Utilizar recipientes herméticos para almacenar los alimentos dentro del frigorífico.
  • Lavar concienzudamente frutas, verduras y hortalizas que vayamos a consumir crudas.

Mario Sánchez añade que también debemos estar atentos a "no consumir alimentos fuera de su fecha de caducidad o consumo preferente, de esta forma nos aseguramos de antemano que este deterioro no llegue a dañar nuestra salud, ya que puede ser más peligroso de lo que nos pensamos".

Imágenes y vídeo | Temponaut Timelapse
En Vitónica | Evita la contaminación cruzada en la cocina

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos