Publicidad

El mercurio de los pescados en conserva: su contenido no implica riesgo para la salud siempre y cuando no abusemos de su ingesta

El mercurio de los pescados en conserva: su contenido no implica riesgo para la salud siempre y cuando no abusemos de su ingesta
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El contenido de mercurio de los pescados representa un tema de preocupación actual debido al efecto dañino que puede tener este metal si se acumula en nuestro cuerpo. Además, los niveles de mercurio en los pescados están en aumento conforme se incrementan los niveles de contaminación, por eso, hoy evaluamos el mercurio de los pescados en conserva y la evidencia señala que su contenido no implica riesgo siempre y cuando no abusemos de los mismos.

El atún en conserva: el que más mercurio ofrece

Aunque el contenido de mercurio varía de una especie de pescado a otra, es sabido que se concentra en mayor medida en grandes depredadores como el atún, el pez espada o tiburón.

Debido al procesamiento industrial muchos podríamos pensar que en los pescados en conserva el contenido en mercurio es muy diferente, sin embargo, un estudio realizado en el año 2013 en España señala que el atún blanco o atún claro enlatado concentra elevada cantidad de este metal.

Incluso, algunas de las latas de atún analizadas superaron en ese entonces el límite de 0,500 mg / kg de mercurio.

Investigaciones más recientes han encontrado niveles variables de mercurio en pescados en conserva y un estudio realizado en Irán concluye que el pescado enlatado no representa riesgo para la salud de los adultos.

Sin embargo, la EFSA establece una ingesta tolerable por semana de 1,3 ug de mercurio por kilo de peso, es decir que si una lata de atún aporta 25 ug de metilmercurio, a la semana una persona que pesa 70 kilos no podrá consumir más de tres latas y media. Es decir, no podemos abusar de su ingesta.

A menor peso menor cantidad se recomienda ingerir y por supuesto, se aconseja evitar los pescados con más mercurio en grupos vulnerables como son embarazadas y niños.

La sugerencia es siempre limitar los pescados con más mercurio y en su reemplazo acudir a por ejemplo, sardinas o caballa en conserva cuyos niveles son muy inferiores según la evidencia antes citada. Y de lo contrario, acudir a pescados con bajo nivel de mercurio como anchoas, boquerones, jurel, gallo, merluza, lenguado, dorada o lubina.

En Vitónica | Las diferencias nutricionales entre el atún fresco, al natural y en aceite

Imagen | iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir