Compartir
Publicidad
Publicidad

Productos enlatados: sí, pero sabiendo elegir

Productos enlatados: sí, pero sabiendo elegir
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando hablamos de productos enlatados lo primero que nos viene a la cabeza es la clásica lata de atún, de caballa o de sardinas. Hoy en día los productos enlatados abarcan muchísimos otros alimentos además del pescado, como son las conservas de pechuga de pollo o de potro. Pero ¿son saludables los productos enlatados? sí, pero sabiendo elegir.

Aunque en ningún momento deberían considerarse un sustituto del pescado fresco, sin duda, las tradicionales conservas son una opción rápida y sencilla de tomar una buena dosis de proteínas a través de alimentos de calidad que han sido sometidos a un exhaustivo proceso térmico para su conservación.

A pesar de que este proceso puede mermar algunas de sus propiedades nutricionales, lo cierto es que en algunos casos cuentan con otras ventajas como puede ser el aumento de ácidos grasos o una mejor asimilación proteica si lo comparamos con el pescado fresco. Pero eso sí, nos beneficiaremos de ciertas ventajas siempre y cuando sepamos elegir correctamente los productos enlatados.

  • Cantidad de sodio: uno de los motivos por los que no debemos abusar de los enlatados es precisamente por la cantidad de sodio que adquieren a partir de su procesado. Actualmente existen variedades de enlatados bajos en sal que deberían ser la elección apropiada en casos de personas que recurran a ellos con mucha frecuencia o que tengan problemas de hipertensión.
    El contenido en sodio es un dato importante que debemos revisar cuando vayamos a elegir una conserva ya que la composición nutricional puede variar significativamente de unos productos a otros.

  • Aceites incorporados: la mayoría de los enlatados que se consumen suelen ser en aceite de girasol o de oliva, lo que representa un aumento calórico del alimento muy a tener en cuenta. Si seguimos un plan hipocalórico o simplemente no queremos pasarnos de calorías lo ideal es optar por aquellas conservas al natural exentas de aceites.

  • Conservas en salsa: sin duda la peor opción de enlatados que podemos elegir. Además de la cantidad de sodio y el elevado aporte calórico que suponen, las salsas que incorporan llevan un sin fin de de aditivos, conservantes y colorantes que convierten "el poco" de alimento que contiene en un producto poco recomendado.

En Vitónica | Consumir alimentos enlatados nos proporciona altas dosis de metales pesados. ¿Mito o realidad?
Imagen | iStockPhoto

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos