Compartir
Publicidad
Publicidad

Así vivió Ezequiel su primer maratón

Así vivió Ezequiel su primer maratón
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ezequiel es un lector de Vitónica que al ver la planificación que hicimos de entrenamiento para maratón le vino a la cabeza el enfrentarse al reto de los 42 kilómetros. Siguió los tres meses de preparación y no solo superó la prueba, sino que hizo un tiempazo en su primer maratón. Leer su relato sobre cómo se preparó y cómo fué la prueba no tiene desperdicio, desde Vitónica le damos las gracias por querer compartir con nosotros su historia, que seguro que sirve para animar a otros a dar el paso:

Así vivió Ezequiel los entrenamientos para la maratón

Resulta que al ser el primer maratón se te cruzan muchas cosas por la cabeza ya que tanto se dice sobre los “míticos 42 K y el famoso muro”….Sobre los entrenamientos puedo contar que fueron muy MOTIVADORES ya que siempre había un reto diferente, lo que hizo que el trabajo se hiciera TOTALMENTE LLEVADERO. Veía pasar las semanas y esperaba el post del lunes con ganas de que arrancara una nueva semana.

Llevé un libro diario de entrenamiento donde anotaba todas las performances al final de los mismos. Mis sensaciones respecto estos:
salvo los fondos más largos, que termine con cierta fatiga muscular, las series cortas y largas así como los medio fondo y los fondos combinados con cuestas me resultaron muy bien y cada entrenamiento termine en buenas condiciones. Mis favoritas : “las series de 10 minutos a ritmo rápido”.

El gimnasio y los circuitos de fuerza me parecieron FUNDAMENTALES ya que en mis experiencias de media maratón siempre sentí que cardiovascularmente podía más, pero las piernas no querían y no es casualidad que en ese entonces no hacia circuito de fuerza.
Los tiempos de recuperación sugeridos en el plan me sentaron bárbaros. Nunca comencé un entrenamiento con fatiga traida del anterior. Para esto también fue fundamental prestar atención a los estiramientos y la alimentación ( Vitonica siempre trae buenos consejos en estos temas).

Llegó el día de la carrera, 42 kilómetros por delante

La carrera es como un examen universitario, si estudiaste, te sentís seguro y disfrutas de la prueba. Aquí lo mismo, si te preparaste a conciencia, sentís que podes y vas a disfrutar de los 42 K como un paseo. Con la preparación de las 11 semanas VITONICA de Juan Lara, la verdad me sentía seguro de mi mismo y sabia que salvo un improvisto nada podía fallar porque las buenas sensaciones estaban, los tiempos de entrenamiento ya eran un hecho, y las esperanzas intactas, por lo que solo había que CONFIRMAR EN UNA MAÑANA TODO EL TRABAJO REALIZADO EN ESOS MESES.

Me convencí de que el esfuerzo es en el entrenamiento, la carrera es para disfrutarla……Y así fue…. día de sol espectacular pero frio, mucho frio aquí en Argentina estamos en invierno. No puedo negar que tuve mucha ansiedad y nervios ya que no sabía qué podría pasar luego del k 33 en adelante…. Era un terreno nuevo para mí.

Las máximas que me dejo esta experiencia: ”no creas que por llegar al K 21 has logrado algo”… .”Nunca pienses en el K 42 antes de tiempo. Disfruta la carrera kilometro a kilometro y presta atención zancada tras zancada” … “el cuerpo está preparado, déjalo tranquilo que haga lo suyo, más bien enfócate en la mente que te va a librar una batalla psicológica terrible, déjala volar, disfruta del paisaje, de la gente, de los otros corredores y así los kilómetros van a ir pasando sin que te des cuenta”….

NO HUBO MURO, y si lo HUBO lo DERRIBÉ!!!. Hubo tranquilidad, constancia y disfrute. Por último, siempre sentí y tuve un gran RESPETO hacia los demás corredores, (porque corremos con ellos y no contra ellos), a los kilómetros, a los que te alcanzan el agua en los puestos de hidratación y a la carrera en general. Sentía que podía más pero sabía que había kilómetros que me esperaban y no quería echar todo por la borda (llámese conservador???)

Me prepare para correr a 5 min el km y así fue, el reloj marco 3 horas 30 minutos 47 segundos aunque seamos sinceros, para nosotros los amateurs el tiempo es anecdótico. El ultimo kilómetro fué muy especial, saber que me estaba esperando mi familia, la gente alentando en el túnel o pasillo humano que se forma metros antes del arco de llegada, los gritos de aliento y la sensación de felicidad.

PUDE HACER SPRINT FINAL y pasar el arco con los brazos en alto Y ENTERO. Luego, vuelta a la calma, y entre banana, bebidas, abrazos, y afectos apareció esa sensación de haber logrado una meta personal sin secretos y en base a constancia y esfuerzo. HOY siento que me recibí de MARATONISTA, un titulo que tiene igual o mayor valor que cualquier título universitario….

Poco más que decir a esta fantástica historia de constancia y superación. En Vitónica nos alegramos que los consejos y planes de entrenamiento os sirvan y den sus frutos al llevarlos a cabo. Me quedo con la frase de: “Disfruta la carrera kilómetro a kilómetro…”, eso es lo bonito del atletismo, disfrutar de lo que se está haciendo. Ahora solo me pregunto cuál será el próximo reto de Ezequiel…

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos