Publicidad

Pasa de correr en la cinta al aire libre. Trucos para lograrlo.

Pasa de correr en la cinta al aire libre. Trucos para lograrlo.
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Correr al aire libre tiene muchas más ventajas que correr en cinta, pues no sólo realizarás un esfuerzo mayor que te permitirá quemar más calorías, sino que además, disfrutarás de la naturaleza. Por eso, en esta época del año, te proponemos que pases de correr en la cinta al aire libre y para ello, te damos algunos trucos para lograrlo.

La transición de la cinta al aire libre no es fácil de lograr, pues si bien tendremos la resistencia al correr, estaremos en un ambiente totalmente diferente. Por lo tanto, necesitamos paciencia y avanzar gradualmente hasta dejar la cinta por completo para correr al aire libre.

Algunos trucos que pueden ayudar son:

  • Comienza de a poco, cambiando una de las veces de la semana que corres en la cinta por carrera afuera, y avanza de a una vez por semana, es decir, si corres cuatro veces a la semana, tu transición debe demorar 4 semanas para correr definitivamente al aire libre.
  • Elige la hora de correr al aire libre y no salgas en los picos de temperatura y luz solar, pues el cuerpo está acostumbrado a correr en un lugar acondicionado climáticamente y correr con mucho calor te fatigará rápidamente.
  • Selecciona bien tu vestimenta, pues necesitarás de ropa blanca y transpirable que permita que la humedad salga del cuerpo y no se quede allí, pegada a ti o a tu camiseta. Si el día está más fresco puedes vestirte en capas, las cuales irás retirando a medida que suba la temperatura del cuerpo. Y para días de lluvia puedes emplear una capa externa impermeable.
  • Lleva calzado con más amortiguación, pues tus piernas sentirán más el impacto al correr al aire libre que en la cinta e iníciate en terrenos blandos, como la tierra, en lugar del asfalto cuya mayor dureza genera más impacto.
  • Disminuye el ritmo de carrera al aire libre, pues no es lo mismo que correr en interior donde no tenemos viento, obstáculos que esquivar o desniveles de terreno. Para adaptarte mejor al aire libre, comienza corriendo más despacio.
  • Carga tu botella de agua, para lo cual debes buscar la forma de llevar el bidón para hidratarte, pues seguro antes, la máquina de correr lo sostenía mientras tu corrías arriba de ella. Ahora más que nunca necesitarás hidratarte al aire libre y entonces, encuentra la forma de trasladar tu bebida.

Ten en cuenta estos trucos para lograr pasar de correr en la cinta al aire libre y no te arrepentirás del cambio, pues afuera disfrutarás más, sentirás la mayor intensidad y los mejores resultados.

Imagen | Mikebaird

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios