Compartir
Publicidad
¿Puedo practicar running si estoy embarazada? Así debes hacerlo trimestre a trimestre
Carrera

¿Puedo practicar running si estoy embarazada? Así debes hacerlo trimestre a trimestre

Publicidad
Publicidad

Una de las grandes dudas de las mujeres cuando nos quedamos embarazadas es si podemos seguir practicando deporte de manera regular. Ahora que el número de mujeres aficionadas al running lleva creciendo unos años no es extraño ver por la calle a futuras madres corriendo y presumiendo de barriguita, pero ¿es correcto seguir corriendo cuando estamos embarazadas?

Cada mujer es un mundo y todo dependerá de cuál era nuestro nivel de actividad física antes del embarazo, de cómo está yendo la gestación y, por supuesto, del consejo de nuestro médico. A continuación te explicamos las pautas generales que tienes que seguir si quieres seguir practicando running durante el embarazo.

Lo primero y principal es consultar con el ginecólogo: el profesional médico indicado para orientarnos durante el embarazo. Él será quien evalúe si nos encontramos ante un embarazo de riesgo y debemos tomar ciertas precauciones a la hora de hacer deporte o si tenemos un embarazo normal que nos permita continuar con nuestra actividad física habitual adecuando la intensidad de la misma.

En segundo lugar debemos evaluar nuestro estado de forma: ¿has sido corredora antes del embarazo? Si es así, no hay problema en continuar con este deporte, siempre y cuando adecues la intensidad y el esfuerzo. Si no has corrido nunca, el embarazo no es el mejor momento para empezar a hacerlo: mejor esperar a pasar la cuarentena después del parto para comenzar.

¿Puedo correr en todos los trimestres del embarazo?

En el supuesto de que ya hayas corrido anteriormente, ¿qué puedes hacer en cada trimestre?

  • Primer trimestre: es el momento más delicado ya que es cuando hay un mayor riesgo de perder el bebé. Además, muchas embarazadas en este trimestre refieren molestias, náuseas y otros trastornos del embarazo. Durante el primer trimestre es mejor tomarnos las cosas con calma y realizar actividad física suave: la mejor opción si ya corrías antes es la carrera continua, dejando de lado otro tipo de entrenamientos como series, fartlek o cuestas.

  • Segundo trimestre: en el segundo trimestre suelen desaparecer estas molestias y las mujeres embarazadas tienen más energía. Es un buen momento para seguir corriendo de forma suave y para intercalar la carrera con otros deportes. Es importante que se tengan siempre en cuenta las sensaciones durante el entrenamiento para así regular la intensidad y la frecuencia del mismo. Entrenar con un pulsómetro para controlar que no subimos demasiado las pulsaciones (deberían llegar alrededor de las 140 ppm y nunca llegar a estar exhaustas) siempre es una buena idea.

  • Tercer trimestre: durante el tercer trimestre las mujeres embarazadas cuentan ya con una barriga prominente que puede hacerlas sentir menos ágiles. En cualquier caso, siempre que se sientan cómodas y que no se fatiguen en exceso pueden seguir corriendo. En el momento en que se note que no podemos continuar o que, simplemente, no nos apetece, podemos optar por caminar a buen ritmo.

Una vez más recordamos que es nuestro ginecólogo el profesional médico al que debemos recurrir en caso de duda, y que es importante seguir sus indicaciones. Un embarazo combinado con deporte y actividad física, siempre que sea posible, es un embarazo saludable.

Imagen | iStock
En Vitónica | Entrenamiento y embarazo (I): ¿puedo hacer ejercicio si estoy embarazada?
En Vitónica | Entrenamiento y embarazo (II): cambios físicos y ejercicio en el primer trimestre
En Vitónica | Entrenamiento y embarazo (III): cambios físicos y ejercicio en el segundo trimestre
En Vitónica | Entrenamiento y embarazo (IV): cambios físicos y ejercicio en el tercer trimestre

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos