Compartir
Publicidad

Retro running, el arte de correr hacia atrás

Retro running, el arte de correr hacia atrás
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Correr es una actividad muy beneficiosa para el organismo, y habitualmente lo estamos recomendando y ofreciendo diferentes variantes para mejorar la técnica y los resultados. En esta ocasión nos vamos a detener en una variante de la carrera que puede sonar descabellada, pero que muchas personas están empezando a practicar por sus beneficios a tener en cuenta. Se trata del Retro Running, o correr hacia atrás.

Sobre todo es importante que tengamos presente que es una manera diferente de correr que nos cambia el ángulo habitual de esta actividad, lo que hace que cambiemos la manera de involucrar a las diferentes partes del cuerpo a nivel muscular y sensorial. Por eso es importante tener muy presente los beneficios que nos aportará correr hacia atrás. Pero ante todo lo ideal es practicar al principio para familiarizarnos con la técnica y no desfallecer en el intento.

Más grupos musculares involucrados

En primer lugar hay que tener presente que esta manera de correr involucra a más grupos musculares. Sobre todo los cuádriceps. Por este motivo el requerimiento energético para su realización será mayor. De este modo lo que conseguiremos será un consumo mayor de energía. Por ello completar una distancia corriendo de este modo hará que quememos mucho más que realizando la misma distancia corriendo de manera convencional.

Menos riesgo de lesiones

Es una práctica deportiva menos lesiva, ya que el impacto del talón con el suelo es menor y por lo tanto la rodilla no actúa como amortiguador. Correr de esta manera hace que sean las puntas del pie las que aguantan la tensión, por lo que el impacto en la rodilla es menor. Esto convierte a esta disciplina es una buena prevención frente a las lesiones y en la mejor manera de seguir practicando carrera si nos estamos recuperando de una lesión de rodilla.

Postura más saludable

La postura a la hora de practicar esta carrera será mucho más erguida y la espalda sufrirá mucho menos. Además de ayudarnos a conseguir que la espalda no se incline hacia adelante como con la carrera convencional, lo que conseguiremos es un mejor y mayor equilibrio de los músculos inferiores y una mayor acción abdominal, pues será la parte que aguante gran parte de la tensión mientras realizamos la actividad en detrimento de la parte baja de la espalda, que es quien la soporta en la carrera convencional. Por ello que sea una actividad más relajada para el cuerpo.

Mejor control corporal

No hay que olvidar que el retro running pondrá a prueba el equilibrio y el control de nuestro cuerpo, pues debemos controlar la postura y la marcha para aprender a correr hacia atrás. Pero además, disparará el control de la vista periférica, es decir, saber contar con otros sentidos como el oído y el control del cuerpo para evitar caernos o desviarnos de la ruta, ya que no podemos ver hacia atrás y eso hay que saber suplirlo.

Imagen | Kejing GU

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos