Compartir
Publicidad

Los peligros de colocarnos un piercing

Los peligros de colocarnos un piercing
Guardar
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ponerse piercing por el cuerpo es una moda que desde hace años muchas personas han seguido como medida estética. Por norma general todos los que decidimos ponernos un piercing en determinada parte del cuerpo lo hacemos porque nos gusta o nos sugiere algo, pero es importante que sepamos también las consecuencias que colocar esa pieza en ese lugar puede tener, y es que no siempre agujerearse una zona del cuerpo es la mejor idea.

El lóbulo de la oreja es una parte habitual en lo que a pendientes se refiere, pero lo que muchas personas no saben es que esta parte lo que desencadena en nosotros es una alergia a determinados metales, que se transmite a todo el cuerpo, además de ser una zona muy propensa a la proliferación de costras. Junto a esta existen otras zonas que se están poniendo mucho de moda en los últimos tiempos.

La ceja es otra parte donde está muy de moda ponerse pendiente, pero hay que tener en cuenta que es una zona en al que se acumula gran cantidad de sudor, por lo que es muy propensa a infectarse. Solo es recomendable colocarlo en un lateral, ya que en la zona central se concentran los nervios, vasos sanguíneos y el lacrimal. Además, no hay que olvidar que el piercing es un trozo de metal que pesa, y al colocarlo en esta zona el párpado se puede terminar cayendo, ya que sus músculos no tienen demasiada fuerza.

El pezón es otra de las partes que muchas personas eligen a la hora de ponerse un piercing, y es que se trata de una parte un tanto delicada que constantemente está rozando con al ropa, lo que facilita su infección y con ella la aparición de accesos y pus. Sin contar el riesgo de desgarro que tenemos en esta parte del cuerpo por causa de un enganchón. No hay que olvidar que las mujeres embarazadas no pueden tener el pezón agujereado. Algo similar ocurre con el ombligo, ya que está en constante roce y se encuentra en una zona delicada por ser un punto donde nos solemos recostar y doblar al sentarnos, pudiendo a desarrollar fuertes infecciones.

La nariz es otra parte muy solicitada. Normalmente se suele colocar en el cartílago, lo que puede tener graves consecuencias para esta parte del cuerpo, ya que puede causar muchos daños además de infecciones. El labio es otra parte que actualmente mucha gente demanda, y es una da las zonas más complejas, no solo por el riesgo de infección que hay, sino por el peligro para los dientes y la boca en general, ya que con el paso del tiempo y el roce del pendiente podemos estropear mucho los dientes y debilitarlos.

Existen otras muchas zonas donde colocarse un piercing, pero estas son las más notorias. Por ello es necesario que antes de decantarnos por un lugar concreto sepamos valorar los pros y contras que colocar un piercing en ese lugar puede tener.

Vía | Menshealth
Imagen | uomoragno

En Vitonica | Motivos insospechados de caries
En Vitonica | Los tatuajes atrofian la zona en la que se colocan. Desmintiendo un mito

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos