Compartir
Publicidad

Cómo adelgazar sin flaccidez

Cómo adelgazar sin flaccidez
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad


El gran rasgo negativo de algunos planes de adelgazamiento es la flaccidez posterior, que no sólo constituye una molestia estética, sino que indica falta de elasticidad natural en la piel y de daño en los tejidos. Sin embargo, este rasgo puede evitar si consideramos algunos aspectos.

La firmeza  del cuerpo se debe a que sus tejidos de sostén se encuentran en condiciones y si algún factor externo los perjudica, se produce la tan temida flaccidez que puede reducirse pero siempre es mejor prevenirla, para lo cual, te recomendamos seguir los siguientes consejos y adelgazar sin flaccidez:

  • Aléjate de las dietas desequilibradas: las dietas milagro basadas en un sólo alimentos o las llamadas disociadas, pueden favorecer el descenso rápido de peso pero provocan flaccidez debido a la falta de nutrientes esenciales para el buen estado de la piel.
  • No dejes de comer: si la dieta es equilibrada, pero muy restrictiva, el rápido adelgazamiento también puede perjudicarnos, ya que tenemos grandes posibilidades de sufrir un efecto rebote y este rápido cambio en el cuerpo no permite que la estructura y flexibilidad de la piel se adapte, sino que queda dañada provocando flaccidez.
  • No olvides las proteínas: el colágeno, la elastina y los aminoácidos son esenciales para mantener la firmeza de los tejidos, recuperar los dañados y prevenir su falta de elasticidad que permite adaptarse a los cambios corporales.
  • Grasas saludables: en toda dieta de adelgazamiento no podemos olvidar incluir una pequeña cantidad de grasas saludables, ya que el omega 3 y omega 6 presentes en frutas secas, aceite de oliva y pescado azul, son esenciales en la regeneración celular y ayudan a asimilar vitaminas liposolubles como la vitamina A que mantiene la integridad de los tejidos.
  • Ejercitate con regularidad: la ejercitación activa la circulación sanguínea y así, la producción de colágeno y elastina se mantiene estable. Asimismo, una buena irrigación implica una buena nutrición y oxigenación de los tejidos que también se ven beneficiados por el mejor tono muscular que facilita la actividad física.
  • Hidrátate lo suficiente: beber un mínimo de 1,5 litros de agua al día es esencial para lograr una buena circulación de la sangre que como dijimos, favorece a los tejidos de sostén del organismo.


Con éstos consejos, podemos concluir que si adelgazamos lento pero progresivamente, con una dieta equilibrada y con la práctica regular de actividad física, no tenemos por qué sufrir de flaccidez tras la pérdida de peso.

En Vitónica | No olvidemos las pesas para reducir grasa corporal
En Vitónica | Un sencillo ejercicio con fitball para trabajar aductores
Imagen | Pink Sherbet Photography

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos