Compartir
Publicidad
Publicidad

Consejos útiles para reducir las porciones de alimentos

Consejos útiles para reducir las porciones de alimentos
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El tamaño de las porciones de alimentos se ha incrementado en las últimas décadas y ello puede ser un factor determinante del mayor ingreso calórico de nuestras dietas así como del progresivo aumento de peso de la población. Asimismo, reducir las porciones de alimentos consumidos es una buena estrategia de adelgazar comiendo variado, por ello, a continuación te damos algunos consejos prácticos para lograrlo.

Poniendo en práctica los siguientes consejos podrás reducir las porciones de alimentos, no sólo al momento de consumirlos sino también, al preparar las comidas o comprar los ingredientes:

  • No comas del recipiente, paquete o fuente familiar. Siempre come lo que está en tu plato o en tu lugar.
  • Utiliza platos de menor tamaño para servir los platos principales, de manera de ver el plato igual de lleno pero consumir menor cantidad.
  • Bebe agua u otra bebida sin calorías antes de comenzar una comida principal. Ésto calmara la ansiedad, distenderá el estómago y te permitirá controlar mejor la cantidad a consumir.
  • Come más despacio, bebiendo agua, dejando los utensilios a un lado y masticando bien cada bocado, esto también permite reducir las porciones consumidas.
  • Sírvete primero vegetales en el plato, de manera que en el pequeño espacio restante se ubiquen menos carnes, cereales u otros alimentos con más calorías.
  • Al beber alcohol u otra bebida con calorías, usa vasos altos y delgados en reemplazo de vasos bajos y anchos que permitirá percibir más cantidad cuando en realidad es igual o inferior la porción.
  • Al comprar alimentos, elige piezas de menor tamaño, por ejemplo: 1 presa de pollo chica, un filete de ternera o de pescado de menor tamaño, 1 hamburguesa chica o bien, fracciona las comidas en porciones más chicas o elabóralas con menor cantidad de relleno, de menor grosor o ancho.
  • En un restaurante, comparte un plato principal abundante o escoge como plato fuerte una entrada que suelen tener menor tamaño.
  • Lleva los platos ya servidos a la mesa y guarda en la nevera o en congelador la cantidad restante para no continuar comiendo "porque hay" después.


Controlar la calidad es de gran valor al momento de cuidar la dieta, pero en términos de alimentación la cantidad también importa, sobre todo, si queremos continuar comiendo variado y equilibrado. Entonces, pon en práctica estos consejos para reducir las porciones de alimentos consumidos y será más fácil controlar la cantidad a ingerir.

Imagen | Erin & camera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos