Compartir
Publicidad

Dieta rica en grasas y azúcares, más nociva que una dieta rica en grasas

Dieta rica en grasas y azúcares, más nociva que una dieta rica en grasas
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya hemos dicho que poco a poco las grasas se van alejando del banquillo de los acusados y por ello, no sólo debemos tener en cuenta su presencia en la dieta, sino su existencia junto a otros factores, ya que una dieta rica en grasas y azúcares es mucho más nociva que una dieta rica en grasas únicamente.

Se sabe que la combinación de grasas y azúcares puede ser muy adictiva, pero además, un estudio recientemente publicado en Experimental Physiology, ha comprobado que cuando se añade azúcar a una dieta rica en grasa, las consecuencias negativas son muy superiores.

El estudio fue de tipo experimental y se realizó en ratones, comprobando que cuando se añadía fructosa a una dieta rica en grasas, éstos tenían más infiltración de grasa en el hígado y más riesgo de desarrollar diabetes por la afección hepática, que aquellos animales sólo alimentados con una dieta rica en grasa.

Dado que el azúcar usado fue fructosa, un hidrato de carbono que habitualmente consideramos más sano que la glucosa o el azúcar de mesa, los resultados deben tenerse en cuenta, pues además, la fructosa es usada a nivel industrial para endulzar una gran variedad de productos.

Concluyendo, el exceso de grasas puede ser perjudicial en mayor o menor medida dependiendo de la calidad de las grasas y de otros factores, tal como el nivel de actividad física, estrés u otros factores, pero es contundente que si un exceso de grasas en la dieta se acompaña de un exceso de azúcares o fructosa las consecuencias negativas sobre la salud no tardan en aparecer.

Los efectos de un alto consumo de grasas se potencia con una elevada ingesta de azúcares pudiendo acelerar los daños sobre la salud hepática, los lípidos en sangre y el metabolismo, incrementando el riesgo de enfermedades.

Aunque sólo ha sido comprobado en roedores, sin duda considero que un exceso de grasas por sí sólo puede o no ser perjudicial en función de la presencia simultánea de otros factores de riesgo, tal como un consumo elevado de azúcares.

Más información en | Experimental Physiology (pdf)
En Vitónica | El problema nunca ha sido la grasa, el problema es el azúcar
Imagen | Thinkstock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio