Compartir
Publicidad
La culpa es de la "mala" genética
Dietas

La culpa es de la "mala" genética

Publicidad
Publicidad

Seguramente habrás oído, una o dos millones de veces, a algunas personas hablar sobre la mala suerte que tienen por estar obesos, por no estar en forma, achancándolo exclusivamente, o la mayor parte del la culpa, a su "mala" genética.

Tratar de echar la culpa a la genética cuando uno tiene sobrepeso es algo muy habitual, tan habitual como todos esos que alguna vez hemos usado la excusa de no tener tiempo para no hacer algo, pero ¿es cierto que la culpa es de la "mala" genética?

Genética incuantificable

En realidad hablar de genética es algo un poco abstracto, es decir, es algo muy difícil de cuantificar, en la mayoría de los casos, decir que algo tiene su origen en algo genético, algo que se ha heredado porque sí, es prácticamente imposible de saber.

Que uno sea rubio o guapo o tenga los ojos azules tiene su origen, inevitablemente en algo genético, y de eso sí podemos decir que la culpa es de la genética sin equivocarnos, pero en algo como el sobrepeso es más difícil acertar, es más, es casi imposible.

Es imposible porque en el 99% de los casos el ser obeso depende directamente de muchos factores, sobre todo en un factor básico que siempre hay que tener en cuenta, la "mala" alimentación, que se da en todos los casos de las personas que dicen que tienen "mala" genética.

¿Qué es "mala" genética?

La "mala" genética es la culpable de muchos de los problemas que nos suceden cuando somos sedentarios, comemos sin control, no realizamos ninguna actividad física, somos dejados, no hacemos una dieta equilibrada o vivimos en continuos excesos.

Pero realmente nadie sabe si tiene una genética excelente o una genética nefasta para depende que objetivo, en nuestro caso estar en forma. Es como toda esa gente que asegura de si mismo que es endomorfo o ectomorfo, simplemente porque está delgado u gordo.

Correr

¿Existe la mala genética?

Esto es como todo, depende con quien te compares puede que tengas, a tu juicio, una buena genética o una mala genética. Quién no tiene un amigo o conocido que no hace nada, come de todo lo que quiere, no hace casi ejercicio y está más cuadrado que un sugus.

El caso es que hay genéticas más agraciadas que otras, pero si nos ceñimos en el sobrepeso no existe ni una persona en el mundo que comiendo menos de lo que su cuerpo gasta engorde, eso es así sí o sí.

Si tenemos en cuenta la primera ley de la termodinámica que dice que "la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma", lo dicho antes se ratifica inevitablemente, si bien nuestro organismo no es tan simple como para reducirlo a esta ley, está claro que si se gasta más de lo que se ingiere es imposible tener sobrepeso.

Lo normal es que una persona obesa no cree (o no sabe) que meta calorías en exceso, al igual que la gran mayoría de personas que se declaran ectomorfos dicen comer en exceso cuando no es así, siempre comen menos de lo que necesitan, lo difícil es saber lo que necesitan exactamente.

Pero sí, el problema es genético

Una cosa sí que es clara, el problema final de que uno esté gordo o fuera de forma sí que es realmente genético, me explico. Una persona obesa suele elegir mal los alimentos, no hace nada de deporte y no se da cuenta de sus problemas de salud, y todo esto tiene su origen en algo genético: la falta de voluntad.

Si una persona no tiene voluntad para hacer las cosas no las va a hacer, es decir, si ha nacido genéticamente sin predisposición a esforzarse, sin interés por estar sano, sin disciplina o sin constancia, sin ganas de aprender a comer o a estar sano, o nacido con otras prioridades, sean las que sean, entonces, inevitablemente por culpa de esa "mala" genética, tendrá sobrepeso sí o sí.

Y tú, ¿conoces casos de "mala" genética?

Imagen | Thinkstock, Thinkstock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio