Compartir
Publicidad
Publicidad
Las dietas bajas en grasas se asocian a mayor riesgo de sobrepeso
Dietas

Las dietas bajas en grasas se asocian a mayor riesgo de sobrepeso

Publicidad
Publicidad

Es uno de los nutrientes más denostados y temidos: las grasas. Las dietas altas en grasas son consideradas por muchas personas como el origen y la causa de la epidemia de obesidad y enfermedades relacionadas (diabetes, hipertensión, enfermedades cardíacas...) que campa a sus anchas en muchos países occidentales.

Por eso, una de las principales recomendaciones médicas durante décadas para aquellas personas que padecen exceso de peso ha sido seguir una dieta baja en grasas, en la que estas suponga un 30% o menos de las calorías totales consumidas.

Sin embargo, en los últimos años decenas de estudios han desafiado con sus resultados esta estrategia, sugiriendo que las dietas bajas en grasas se asocian de hecho a un mayor riesgo de sobrepeso, y que una estrategia más eficaz sería apostar por dietas bajas en carbohidratos.

Los resultados de Women's Health Initiative

El último de esos estudios forma parte de una investigación global sobre la salud de las mujeres después de la menopausia, llamada Women's Health Initiative.

peso-grasa-engordar

En este estudio en concreto se realizó un seguimiento a las mujeres que habían participado en otras fases de la investigación, a las que se aplicaron cuatro patrones dietéticos distintos: una dieta baja en grasas, una dieta reducida en carbohidratos, una dieta de estilo mediterráneo y una dieta siguiendo los patrones recomendados por el Departamento de Agricultura de EEUU (basados en el consumo de verduras, especialmente las de color verde oscuro, fruta fresca, cereales enteros, productos lácteos, proteínas vegetales y procedentes de alimentos marinos, etc).

Según sus observaciones, la dieta baja en grasa estaba asociada a un mayor riesgo de sobrepeso en mujeres con peso normal, son sobrepeso o con obesidad, y añaden que una dieta baja en carbohidratos puede ayudar a reducir ese riesgo de sobrepeso en mujeres que ya han pasado la menopausia.

No es el único estudio que ha arrojado estas mismas conclusiones: aquí se analizan un total de 23 estudios diferentes que apuntan en la misma dirección y que sirven para concluir que quizá haya que replantearse la relación entre grasas y sobrepeso.

Por qué necesitas grasas

Las grasas, como todos los nutrientes, cumplen un importante papel en nuestro cuerpo, que las necesita para funcionar con normalidad.

Para empezar, la grasa es la principal fuente de energía para que nuestro organismo cumpla con sus funciones. Cuando hacemos ejercicio o desarrollamos cualquier actividad, nuestro cuerpo saca la energía de los carbohidratos que hemos comido. Pero pasados 20 minutos, comienza a quemar calorías provenientes de la grasa.

sobrepeso-grasa-delgadez

La grasa también es necesaria para que nuestras células estén sanas, ya que forma parte de la membrana exterior que las recubre. Igualmente, la grasa es necesaria para formar la mielina, el tejido que recubre parte de los nervios y que es necesaria para que nuestro sistema nervioso funcione correctamente.

La grasa nos ayuda a regular nuestra temperatura corporal, actuando como aislante de la temperatura exterior, y es necesaria para mantener la piel y el pelo sanos.

Además, la grasa es necesaria para la correcta absorción de algunas vitaminas. Las vitaminas A, E, D y K son solubles en grasa, lo que quiere decir que esta ayuda al intestino a absorberlas a partir de los alimentos que comemos y así incorporarlas al organismo.

Las mujeres y la grasa

La grasa corporal es especialmente importante para las mujeres. La grasa es necesaria para que el cuerpo produzca correctamente distintos tipos de hormonas, y estudios científicos han demostrado que tiene una relación especial con los estrógenos, un tipo de hormona femenina, y por tanto con el ciclo menstrual.

delgada-chica-anorexia

Por eso las adolescentes con trastornos alimenticios y un nivel muy bajo de grasa corporal pueden sufrir un retraso en el desarrollo sexual, retrasándose o desapareciendo la menstruación temporalmente, normalmente hasta que se recuperan unos niveles de grasa corporal normales.

También por ello la menopausia es un momento en el que muchas mujeres experimentan un aumento o descenso de los niveles de grasa corporal, al experimentar un cambio en su equilibrio hormonal.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Nuevo estudio compara la efectividad de las dietas bajas en grasas y las dietas bajas en hidratos para perder de peso

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos