Publicidad

Nuevo estudio compara la efectividad de las dietas bajas en hidratos y bajas en grasas para perder peso

Nuevo estudio compara la efectividad de las dietas bajas en hidratos y bajas en grasas para perder peso
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Al momento de deshacernos de los kilos de más, dos estrategias muy usadas son la reducción de hidratos o de grasas en la dieta para disminuir el aporte energético. Mucho se ha dicho acerca de los resultados de una u otra en mayor medida, y ahora, un nuevo estudio compara la efectividad de las dietas bajas en hidratos y bajas en grasas para perder peso.

Sobre el estudio y sus conclusiones

Para evaluar cuál es el método con mayor efectividad y mejores resultados, se realizó el análisis de diferentes estudios al respecto que tuvieron un seguimiento de 8 semanas o mas y cuyas dietas low carb incluyeron 120 gramos o menos de hidratos al día o cuyas dietas low fat aportaban este nutriente en cantidades iguales o inferiores al 30% de las calorías diarias.

Con estos criterios se analizaron 17 ensayos diferentes, con más de 1700 personas en total, y se llegó a la conclusión de que si bien ambas alternativas favorecen el adelgazamiento, es la dieta baja en hidratos la que mayor pérdida de peso produce y también, la que mayor efectividad demostró para reducir el riesgo cardiovascular.

Así, los investigadores señalan que serían necesarias más evaluaciones sobre el tema pero que las dietas low carb o bajas en hidratos deberían considerarse como una buena alternativa al momento de tratar el sobrepeso y la obesidad.

Dieta

Para pensar

Además de la efectividad de las diferentes dietas al momento de perder peso y cuidar la salud cardiovascular, siempre es importante pensar un poco más allá de los efectos agudos o producidos a corto plazo de ambas alternativas.

Es decir, si bien es importante saber que las dietas bajas en hidratos resultan más efectivas para adelgazar y reducir el riesgo cardiovascular, también deberíamos evaluar la adherencia a cada una de ellas, o lo que es igual, las tasas de abandono de las mismas, así como los efectos secundarios y los resultados de su práctica a largo plazo.

Os dejo estos factores para pensar, simplemente porque por nuestra cultura, suele ser mucho más complejo llevar a cabo una dieta baja en hidratos, sobre todo de las características de las incluidas en el estudio cuya proporción de hidratos era igual o inferior a los 120 gramos diarios (muy reducida), que una dieta baja en grasas.

Entonces, hay que considerar que podemos beneficiarnos aun reduciendo en menor medida la proporción de hidratos de carbono, y que con una presencia menor pero no tan pobre en la dieta diaria quizá podemos lograr un plan de adelgazamiento más llevadero, con menores efectos secundarios y con mejores resultados a largo plazo.

Siempre hay que ver más allá de los resultados concretos y a corto plazo, pues el camino para llegar a ello importa así como los meses posteriores al mismo, es decir, el mantenimiento o posible recuperación del peso perdido después.

Vía | Sackner-Bernstein J, Kanter D, Kaul S (2015) Dietary Intervention for Overweight and Obese Adults: Comparison of Low-Carbohydrate and Low-Fat Diets. A Meta-Analysis. PLoS ONE 10(10): e0139817. doi:10.1371/journal.pone.0139817
En Vitónica | Para adelgazar y cuidar el corazón, es más útil reducir hidratos que grasas
En Vitónica | Para adelgazar, ¿reducimos hidratos o grasas?
Imagen | iStock

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir