Compartir
Publicidad
Publicidad

Diabetes tipo 1 y ejercicio

Diabetes tipo 1 y ejercicio
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A muchos diabéticos cuando les hablan de ejercicio les entra el pánico y dicen: “sí, el ejercicio está muy bien, ¿pero qué he de hacer? ¿cómo debo de controlarme? ¿qué he de comer y cuántas dosis tengo de ponerme?...” y otras muchas más preguntas asaltan a uno.

Gracias a la colaboración de nuestro lector Luis Miguel Pérez vamos a proponer unas pautas de cómo controlar la glucemia durante el ejercicio. Con realizar unas pequeñas normas de actuación nos será de gran comodidad realizar el deporte que más nos gusta.

Las normas para el control metabólico propuestas por ADA (American Diabetes Association) y el ACSM (American College of Sports Medicine) dicen que:

- Sobre el control metabólico antes del ejercicio.

  • Si antes del ejercicio se tiene una glucemia por encima de 250mg de azúcar por dl de sangre y existe cetosis no se haga ejercicio. Lo mismo si se tiene más de 300mg/dl independientemente de que exista cetosis o no.

    Si se tiene cuerpos cetónicos en sangre por falta de insulina es mejor no hacer ejercicio hasta regular el azúcar en sangre ya que el ejercicio podría elevar el azúcar y producir una cetoacidosis diabética la cual requiere hospitalización.

  • Ingerir carbohidratos (HC) si los niveles de glucosa están por debajo de 100mg/dl.
  • - Sobre la monitorización de la glucosa en sangre antes y después del ejercicio.

  • Identificar cuando son necesarios los cambios en la insulina o en la ingesta de alimentos.
  • Aprender la respuesta glucémica ante diferentes condiciones del ejercicio.
  • - Sobre la ingesta de alimentos.

  • Consumir HC cuando sea necesario evitar la hipoglucemia.
  • Mantener disponible el acceso a alimentos con carbohidratos durante y después del ejercicio.
  • Ciertamente estas normas pueden resultar muy lógicas, aunque en muchos momentos muy complicadas. La dosis de insulina lenta por la mañana se ha de bajar si hacemos ejercicio por la mañana, al igual que si hacemos ejercicio por la tarde bajar las dosis de insulina lenta por la noche.

    Hay que evitar hacer ejercicio en los picos de máxima acción de la insulina rápida y evitar inyectarla en aquellas zonas donde posteriormente se va a trabajar, como por ejemplo no inyectar en el muslo si vamos a salir a correr.

    En Vitónica | El mejor remedio para la diabetes: caminar
    En Vitónica | Vida sana para retardar el desarrollo de la diabetes

    Imagen | DeathByBokeh

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio
    Inicio

    Ver más artículos