¿Es posible tener los beneficios del ejercicio en una píldora? La ciencia está un poco más cerca de conseguirlo

¿Es posible tener los beneficios del ejercicio en una píldora? La ciencia está un poco más cerca de conseguirlo
Sin comentarios

El ejercicio físico regular contribuye en gran medida el cuidado de la salud siendo un elemento clave al momento de perder peso y prevenir (así como revertir) la obesidad. En este sentido, se piensa que los beneficios del ejercicio pueden obtenerse con una píldora, te contamos si realmente es posible.

La molécula que permite al ejercicio perder peso

Estudios recientes se han concentrado en descubrir la molécula responsable de los beneficios de la actividad física al momento de adelgazar y prevenir el exceso de peso corporal.

Así, se ha descubierto en roedores que el ejercicio estimula la producción de N-lactoil-fenilalanina más conocido como Lac-Phe que es un metabolito que suprime la ingesta de alimentos y contribuye a evitar la obesidad en nuestro organismo.

Está molécula también se ha observado en caballos y humanos, razón por la cual se piensa que resulta el principal mediador de los efectos beneficiosos del ejercicio para perder peso y prevenir la adiposidad excesiva en el organismo de los mamíferos.

Su producción a nivel laboratorio podría dar origen a una píldora que  reproduzca los efectos del ejercicio sin movernos y sin incrementar el gasto calórico, siendo especialmente útil para personas con limitaciones que  no pueden moverse lo suficiente cada día.

¿Realmente es posible sustituir el ejercicio con una píldora?

Estos descubrimientos recientes que explican los beneficios del ejercicio en nuestro cuerpo y sus mediadores. No obstante, una píldora únicamente reproduce determinados efectos del movimiento físico en el organismo, limitándose por ejemplo a favorecer el control de la ingesta de alimentos y reducir la adiposidad.

El ejercicio físico nos beneficia en múltiples aspectos y uno de los  principales se relaciona con el sólo hecho de salir al aire libre o ir al gimnasio a movernos, induciendo entre otras cosas la liberación de  sustancias que mejoran el estado de ánimo, favorecen la socialización y  promueven la salud mental y emocional.

Es decir, el ejercicio ofrece muchos más efectos positivos que el control de la ingesta de alimentos o el efecto anti- obesidad que puede lograrse con una píldora.

Difícilmente una sola píldora pueda beneficiarnos tanto como logra el ejercicio con su práctica.

Imagen | Unsplash

Temas
Inicio