Compartir
Publicidad

Combinando entrenamiento de fuerza con clases colectivas, ¿qué pasa en tu cuerpo?

Combinando entrenamiento de fuerza con clases colectivas, ¿qué pasa en tu cuerpo?
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas personas buscan la combinación perfecta de diferentes disciplinas deportivas que les ayude por un lado a mantenerse constantes en la práctica de ejercicio físico, y por otro a obtener los resultados deseados de una forma más eficaz. Mientras, hay otros que eligen realizar siempre el mismo tipo de entrenamiento, da igual el que sea: entrenamiento con pesas, spinning, pilates... Hoy os cuento cuál es, a mi modo de ver, la mejor combinación.

Hace tiempo (mucho tiempo) yo era instructora de clases colectivas, y si pasaba por la sala de pesas era por casualidad. Sí, bueno, ahí estaba, pero no me llamaba la atención: yo era muy fan de mis clases de step, spinning, aerolatino... y muy fan de otras como Body Combat Body Pump. Después empecé a realizar entrenamiento de fuerza en sala. Hace poco he vuelto a las clases colectivas, y esto es lo que ha pasado en mi cuerpo.

  • Cambio drástico de la composición corporal: porque todas las clases que yo daba eran de base aeróbica, y en mi cuerpo había un porcentaje muy bajo de músculo. El entrenamiento de fuerza, sin embargo, hizo que esto cambiara. El resultado al volver a las clases colectivas ha sido espectacular, sobre todo en algunas como kickboxing o spinning: tanto en el tren superior como en el inferior he notado mucha mejora que me han permitido dar el 200% en las clases.

  • No hay pérdida de agilidad o flexibilidad: siempre y cuando entrenemos con ejercicios funcionales y multiarticulares. Personalmente, trabajo mucho con kettlebells: son el implemento perfecto para trabajar la fuerza mientras ganamos movilidad en las articulaciones y elasticidad en nuestros músculos.

  • Mejora de la capacidad aeróbica: trabajando con el método HIPT (High Intensity Power Training, lo que viene a ser un HIIT pero con ejercicios de fuerza) mejora también la capacidad aeróbica. Lo mismo si trabajáis con cualquier otro método del mismo estilo, como por ejemplo Tábata.

  • Aplicado a deportes concretos, mejora de la ejecución de los movimientos y de la resistencia: por ejemplo, con los patines o con el esquí. La sensación de menor fatiga y de poder realizar los movimientos específicos de esos deportes más fácilmente después de haber entrenado fuerza con ejercicios como sentadillas, peso muerto, swings, etc es brutal. Quizás haya sido el cambio más importante de todos para mí.

Por eso desde Vitónica siempre os recomendamos combinar todo tipo de entrenamientos y no cerrarnos en banda a ninguno. Entiendo que haya mucho fanboy del spinning, por ejemplo (porque yo también he tenido mi época), pero combinándolo con el entrenamiento de fuerza tenéis mucho que ganar y nada que perder.

¿Cómo combináis vosotros los distintos entrenamientos?

Imagen | Thinkstock
En Vitónica | Clases colectivas, ¿aptas para todos?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio