Compartir
Publicidad

Cuatro ejercicios para trabajar tu espalda con el TRX

Cuatro ejercicios para trabajar tu espalda con el TRX
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El entrenamiento en suspensión es uno de los mejores métodos para trabajar todo nuestro cuerpo con nuestro peso corporal. Su principal ventaja es que es muy versátil y puede adapatarse a todos los niveles, desde principiantes hasta expertos, progresando todos los ejercicios. Con el TRX podemos utilizar todo tipo de métodos de entrenamiento (HIPT, Tábata, entrenamiento de fuerza...) dependiendo de cuál sea nuestro objetivo.

Fortalecer la musculatura de la espalda es fácil con el TRX, ya que nos permite realizar un gran número de ejercicios distintos para este grupo muscular. Además, al trabajar en suspensión nos vemos obligados a activar nuestro core con el fin de estabilizar nuestra postura. Hoy os traemos cuatro ejercicios diferentes para trabajar nuestra espalda con el TRX.

  • Remo cerrado: el movimiento es el mismo que realizamos al hacer un remo Gironda en polea, sólo que el peso con el que trabajamos es el de nuestro cuerpo, y el agarre cambia durante el ejercicio de prono a neutro. En este, como en todos los demás ejercicios, cuanto mayor sea la inclinación de nuestro cuerpo respecto al anclaje del TRX, más peso estaremos moviendo y mayor será el esfuerzo que necesitemos hacer. Funciona a la inversa con la base de apoyo con la que contamos: cuanto menos apoyo (pies más juntos, un sólo pie) más dificultad.

  • La T: uno de los ejercicios más exigentes, desde mi punto de vista. Partimos de brazos estirados y unidos al frente, y tirando con nuestra espalda debemos llegar hasta la posición final: erguidos y con los brazos en cruz. Durante el movimiento de subida los codos realizan una ligera flexión, pero debemos tener en mente que los brazos tienen que mantenerse lo más estirados posible.

  • La Y: muy similar a la T, sólo que la posición final, en lugar de ser con los brazos en cruz es con los brazos estirados y un poco más arriba, formando una Y con nuestro cuerpo. Durante estos ejercicios es importante mantener el abdomen fuerte para evitar acentuar demasiado la lordosis lumbar: no hacemos fuerza empujando con las lumbares hacia arriba, sino tirando con la musculatura de la espalda.

  • Remo isolateral con torsión: perfecto para trabajar la espalda de forma isolateral. Unimos los dos agarres para formar uno solo, y partimos de posición son cuerpo inclinado y brazos en cruz, con una mano agarrando el TRX y la otra dirigida hacia el suelo. Desde ahí realizamos un remo a un solo brazo, girando nuestro cuerpo hasta colocarlo de frente al agarre. Buen trabajo también de abdomen, especialmente de los oblícuos, que colaboran en el movimiento de torsión.

Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo un vídeo con los cuatro ejercicios. ¡Incluidlos en vuestra rutina!

Imagen | Thinkstock
Vídeo | Caseytats en Youtube
En Vitónica | Entrenamiento con TRX: aspectos básicos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio