Compartir
Publicidad
Publicidad

Evita estos errores saltando a la comba

Evita estos errores saltando a la comba
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Saltar a la comba es un ejercicio con grandes ventajas para nuestro cuerpo, pues permite ganar resistencia, quemar calorías, tonificar músculos y divertirnos al mismo tiempo con un mínimo equipamiento deportivo y en donde quiera que nos encontremos.

Sin embargo, el salto a la comba requiere su técnica y no son pocos los principiantes que después de algunos saltos deben frenar porque la cuerda ha quedado por sus rodillas y no la han podido saltar. Si a ti te ha sucedido esto, te mostramos los errores que debes evitar saltando a la comba.

Errores frecuentes pero evitables

Si quieres entrenar de forma segura y efectiva para tu cuerpo, presta atención a los siguientes errores y evítalos la próxima vez que saltes la comba:

  • Movilizar los brazos completos: si para mover la cuerda movilizas los brazos completos imitando el recorrido de un semicírculo con los mismos que comienza tras tu espalda y culmina frente a tu pecho, éstas cometiendo un grave error, pues no sólo desperdicias energía, sino que un gesto brusco de este tipo puede dañar la articulación de tu hombro. Por ello, recuerda que los brazos deben estar lo más quieto posibles, y por los lados del cuerpo.
  • Sujetar muy de los extremos las asas de la cuerda: todas las cuerdas para saltar tienen sus manillares o asas las cuales debes tomar por completo, rodeando las mismas con tus dedos y envolviéndolas por completo con tus manos. Si las sujetas muy de los extremos la muñeca se movilizará más para hacer girar la cuerda y así puedes dañarlas.
  • Bajar la cabeza e inclinar el torso: si cometes el primer error o comienzas el movimiento de cuerda con las manos cerca de los hombros, es probable que bajes la cabeza e inclines el torso para que la cuerda pase por encima de tu cuerpo. Si cometes este error estás adoptando una muy mala postura para saltar, incómoda y que de seguro culminará en un salto fallido. La clave está en mantener la espalda erguida y la vista al frente y comenzar el movimiento con las manos a la altura de la cadera.
  • Saltar muy alto: si elevas demasiado los pies con cada salto estarás desperdiciando energía e incrementando el impacto sobre las articulaciones al caer. Para evitar eso, es importante realizar un salto suave, apenas despegar los pies del suelo para que la cuerda pase por debajo y mantener siempre las rodillas ligeramente flexionadas para amortiguar la caída.
  • Usar una cuerda muy larga o muy corta: ambas darán origen a un movimiento fallido y poco eficiente, pues con la primera deberás usar más fuerza y quizá alteres tu postura para poder controlarla, mientras que con la segunda de seguro despegarás los brazos del cuerpo y los moverás para que la misma alcance a pasar por encima de tu cabeza. El largo adecuado es aquel que permita que los extremos de la cuerda alcancen la altura de las axilas, no más ni menos, cuando pisas la misma y la elevas por los lados del cuerpo.

Si quieres un buen trabajo y excelentes resultados saltando a la comba, recuerda y evita estos errores frecuentes.

Dado que una imagen dice más que mil palabras, os dejamos un vídeo que muestra la técnica adecuada para saltar a la comba:


Vídeo | Zen Dude Fitness
Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos