Compartir
Publicidad
Publicidad

Mitos sobre el agua que no debemos creernos a pies juntillas

Mitos sobre el agua que  no debemos creernos a pies juntillas
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El agua es esencial para que nuestro organismo funcione correctamente. La hidratación es fundamental para mantener nuestros órganos en perfecto funcionamiento, por ello el agua debe formar parte importante de nuestra dieta. A pesar de todo, el agua no se ha librado de forjarse una serie de mitos que debemos repasar y ver si son ciertos o no.
 
El agua es la fuente de la vida. La mayor parte de nuestro cuerpo está formado por el líquido elemento y por este motivo necesitamos de su ingesta para poder vivir y que todos los órganos que conforman nuestro cuerpo funcionen a la perfección. Pero muchos son los que dejan de lado la ingesta de agua por creerse a pies juntillas algunos mitos que no son para nada ciertos. Para comenzar debemos partir de la base de que el agua es simplemente CO2 con algún que otro aporte mineral. El resto son habladurías y creencias populares.
 
Uno de los principales mitos con los que nos enfrentamos sobre el agua es que engorda y más si lo ingerimos mientras comemos. Nada más lejos de la realidad, y es que el agua no engorda en sí mismo. Esto es imposible porque no contiene ninguna caloría ni  grasa. Esta afirmación está asociada a la conocida retención de líquidos en la que se echa la culpa del aumento de volumen al agua, cuando realmente lo que sucede es que nuestro organismo funciona mal por algún motivo, lo que le lleva a retener agua.
 
Beber agua a la vez que comemos no engorda en absoluto. Esta es una afirmación que se lleva haciendo desde hace muchos años, y mucha es la gente que se lo ha creído de principio a fin. Esto es totalmente falso, el agua nunca puede engordar, ya que como hemos dicho antes no contiene calorías ni grasas. Es más, a la hora de hacer la digestión es mucho mejor mantener bien hidratado nuestro cuerpo, y la fibra que hemos ingerido, que será la encargada de acelerar el tránsito de los alimentos por el intestino.
 
Del agua también se ha dicho que tomándolo mientras entrenamos conseguimos que nos dé flato y que baje nuestro rendimiento. Esta afirmación es falsa, ya que durante los entrenamientos es más necesaria que nunca una correcta hidratación, pues perdemos muchos líquidos y minerales a través de la sudoración. Mantener una correcta hidratación mientras entrenamos además nos permitirá alejarnos del riesgo de lesión, ya que tendremos unas articulaciones listas para moverse.
 
Que el agua es una manera de eliminar grasas del organismo también es otra afirmación que hemos escuchado con frecuencia. El agua en sí misma no es un quema grasas, sino que es un depurativo del organismo que elimina residuos entre los que se puede encontrar algún que otro tipo de grasa. Por sí solo no nos va a adelgazar. Eso sí, debemos tener cuidado con una ingesta abusiva, ya que en exceso puede llevarnos a eliminar demasiados nutrientes del organismo a través de la orina.
 
Es importante que sepamos la importancia que el agua tiene para nuestra vida, y no nos dejemos llevar por falsas creencias sobre un elemento necesario para la vida. Es aconsejable beber entorno a dos litros diarios y en verano aumentar esta cantidad hasta los tres para mantener una correcta hidratación.

Imagen | lusi

En Vitonica | Desmintiendo algunos mitos sobre el agua
En Vitonica | 6 falsos mitos sobre la dieta
En Vitonica | Los falsos mitos más importantes de la práctica deportiva

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos