Publicidad

Probamos 9,8 Gravity: usando la fuerza de la gravedad para maximizar tu entrenamiento

Probamos 9,8 Gravity: usando la fuerza de la gravedad para maximizar tu entrenamiento
2 comentarios

En Vitónica siempre estamos buscando nuevos métodos de entrenamiento que nos ayuden a ponernos en forma: hace poco os contábamos cómo ha sido nuestra experiencia entrenando CrossFit o cómo nos hemos sentido trabajando con el Oov, para que conozcáis de primera mano cómo son estos entrenamientos. No solo os contamos qué se trabaja en el plano técnico, sino que también compartimos las sensaciones que nos acompañan durante los entrenamientos para que os hagáis una idea más completa.

Una de las últimas modalidades de entrenamiento que hemos probado para vosotros ha sido 9,8 Gravity: un sistema de entrenamiento completo para todo nuestro cuerpo en el que trabajamos contra la fuerza de la gravedad. Os contamos en qué consiste y cómo fue la sesión.

El método 9,8 Gravity

El entrenamiento 9,8 Gravity se lleva a cabo con un material especial: se trata de una especie de reformer de Pilates (una cama deslizante con poleas, para que nos entendamos), pero que nos ofrece más posibilidades de trabajo al poder regularse su posición de distintas maneras.

La clave de este entrenamiento consiste en que este banco deslizante con poleas puede regular su inclinación, adaptándose así a las necesidades y al nivel de cada deportista. La inclinación se modifica de forma muy rápida y no es necesario ni siquiera bajarse del banco, algo que hace los entrenamientos muy ágiles.

9,8 Gravity: entrenamiento con el peso corporal adaptable a todos los niveles

La base del entrenamiento Gravity es mover nuestro peso corporal (el banco se desliza hacia arriba y hacia abajo) a través de las poleas. Para que os hagáis una idea: si nos sentamos con las poleas en las manos y los brazos estirados, podemos mover el banco por ejemplo realizando un curl de bíceps o una apertura de pectoral. Podemos coger las poleas con las manos o engancharlas a través de algunos accesorios a los pies, con lo que conseguimos un entrenamiento completo de todo el cuerpo.

Los entrenamientos con Gravity pueden ser personales o pueden hacerse en grupos reducidos, y suelen ser de unos 45 minutos aproximadamente. Existen diferentes tipos de entrenamiento con diferentes fines: Gravity postural (en la que se trabaja sobre el banco deslizante con diferentes metodologías como Pilates o stretching), Gravity express (solo 35 minutos de sesión donde se trabaja de forma intensa todo el cuerpo) o Gravity funcional (dedicado a mejorar todas las capacidades físicas básicas del deportista), entre otros.

¿Cómo es entrenar con 9,8 Gravity?

Gravity

Para probar este tipo de entrenamiento hice una sesión de 20 minutos, y he de decir que resultó muy intensa, de hecho fue bastante más intensa de lo que yo esperaba. Todos los ejercicios se realizan al ritmo de la música y bajo la dirección de un entrenador que además está atento para modificar los ejercicios y la inclinación del banco en el caso de que sea necesario.

Dos de las cosas más importantes que sentí durante el entrenamiento con 9,8 Gravity: la musculatura profunda del abdomen estuvo activada durante toda la sesión de una manera increíble, y el ejercicio fue mucho más aeróbico de lo que me había imaginado. Hicimos todo tipo de ejercicios para todos los grandes grupos musculares, siempre trabajando con el propio peso corporal regulado por la inclinación del banco. Fue un entrenamiento muy completo e intenso.

Uno de los beneficios a destacar de este método de entrenamiento es que protege nuestras articulaciones ya que se trata de un entrenamiento libre de impacto.

Lo bueno, lo malo y lo mejor de 9,8 Gravity

Gravity

Un resumen rápido para que conozcáis los highlights de este entrenamiento:

  • Lo bueno: la combinación de entrenamiento de fuerza y cardiovascular al mismo tiempo y la activación total del core. Pocas veces he tenido la sensación de estar trabajando la musculatura profunda del abdomen de una manera tan intensa.

  • Lo malo: que solo tienen centros en Madrid y en Coruña, al menos de momento. Hay algunos gimnasios (pocos) que cuentan con el material pero se puede trabajar por libre o con el método.

  • Lo mejor: la posibilidad de adecuar la intensidad del ejercicio al alumno con solo gesto, simplemente cambiando la inclinación del banco.

Un método de entrenamiento muy interesante y adaptable a todos los niveles con el que podemos trabajar nuestro cuerpo al completo.

Podéis encontrar más información en su página web. ¡Muchas gracias por invitarnos a entrenar con vosotros!

Imágenes y vídeo | 9,8 Gravity y TotalGym
En Vitónica | ¿Pilates suelo o Pilates en máquinas?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios