Compartir
Publicidad

Procrastinación: ¿compatible con el fitness y la dieta?

Procrastinación: ¿compatible con el fitness y la dieta?
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy". Hay muchas personas a las que esa frase les da, como poco, urticaria. Somos muchos los integrantes del grupo de procrastinadores: aquellas personas que dejan para el último momento casi todo lo que tienen que hacer. A pesar de tener una fecha de entrega fija de un trabajo, lo dejamos para la noche anterior. El trabajo sale, sí, pero en el último momento y con las carencias de calidad que la mayoría de las veces eso conlleva.

El simpático blogger Tim Urban nos explica en su charla de TED dedicada a la procrastinación cómo no nos movemos del sofá o de nuestra zona de confort hasta que no aparece el "monstruo del pánico": ese que te dice "¡eh! ¡que solo te queda un día para entregar ese trabajo de 30 hojas!". Entonces, como bien dice Urban, saltan todas tus alarmas y te pones a trabajar como nunca lo has hecho en tu vida. Y entregas el trabajo: al final lo has conseguido.

Bien, pues hay personas que también llevan la procrastinación a su entrenamiento y a su alimentación. Pero hay un problema: en estos casos es imposible sacar el trabajo en una sola noche. La procrastinación no funciona en el mundo del fitness y las dietas.

Puedes preparar un trabajo, una comida, una reunión o una llamada a última hora, y seguramente te salga bien. Sin embargo, en el mundo del fitness no existen las "últimas horas": no es posible que consigas tu objetivo de tener un cuerpazo para el verano si decides empezar a cuidarte en el mes de Mayo. No es posible que entres en el esmoquin de tu boda de dos tallas menos si has decidido empezar la dieta 15 días antes.

No te fíes de esos productos que te dicen que vas a bajar 10 kilos en una semana o que vas a subir 12 kilos de músculo en un mes. No leas su publicidad y te digas "bueno, como el Supergrasil 500 me va a funcionar en una semana, voy a aprovechar esta noche y me voy a comer tres menús de hamburguesa con queso, y mañana ya empiezo". No pienses que "mañana" o "el lunes" vas a empezar a entrenar o vas a comenzar la dieta, porque es lo mismo que probablemente dijiste la semana pasada. Y aquí estás.

El fitness no es un sprint que se realiza en dos meses antes del verano: es una carrera de fondo en la que cada día cuenta. Empieza hoy a cuidarte, a entrenar, a comprar en el mercado, a cocinar lo que comes, a salir a correr, a mejorar tu movilidad.

Empieza hoy porque el 15 de junio aparecerá el "monstruo del pánico", pero por mucho que entrenes esa noche, los cambios en tu cuerpo no se producen de la noche a la mañana.

Imagen | Pixabay
Vídeo | TED
En Vitónica | El camino del éxito: motivación en vena

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio