Compartir
Publicidad
Cómo elegir tus zapatillas de correr
Equipamiento

Cómo elegir tus zapatillas de correr

Publicidad
Publicidad

Apuntarte a practicar ejercicio de manera regular es la primera decisión acertada que puedes tomar para encaminarte hacia un estilo de vida saludable, si tu elección es comenzar a correr hay algunas cosas que debes saber.

Tan importante como la decisión que tomas de empezar en el mundo del running, es practicarlo de manera adecuada y para ello es fundamental comenzar por lo primero, cómo elegir tus zapatillas de correr.

Aunque a primera vista parece algo secundario, llevar un calzado adecuado a la carrera es fundamental para asegurarte no sólo de correr de una manera cómoda, sino también para evitar posibles lesiones y sacar el máximo partido a tus jornadas de running.

Si quieres evitar problemas de ampollas, esguinces, sobrecargas u otras lesiones en general, debes de tener en cuenta algunos factores importantes a la hora de elegir tu calzado. Si piensas que elegir tus zapatillas de correr es tan simple como escoger la que más te guste, déjanos decirte que estás muy equivocado.

Elige la talla correcta

Talla

Para escoger la talla perfecta a tus necesidades, es importante que la zapatilla de corredor no quede ni muy justa ni demasiado holgada. Lo ideal es que la distancia que quede entre el dedo y la puntera sea en torno al 0,5- 1 cm.

Ten en cuenta que cuando corremos el pie tiende a desplazarse unos milímetros hacia delante, con lo cual si la zapatilla nos queda demasiado justa vamos a sufrir problemas durante la carrera.

Por el contrario, si la zapatilla nos queda un poco grande podemos tener demasiado holgura en el pie, lo que nos puede provocar desplazamientos y una clara falta de estabilidad a la hora de correr.

Un buen momento para ir de comprar tus zapatillas de running es por la tarde, ya que el pie siempre está algo más hinchado que a primeras horas del día, lo mismo que ocurre durante el esfuerzo de la carrera, donde el pie aumenta de volumen un 7% aproximadamente.

Conoce tu tipo de pisada

¿Eres pronador, neutro o supinador? Si no lo sabes y quieres elegir tus próximas zapatillas para correr, es un buen momento para averiguarlo. En función del tipo de pisada que tengas te convendrá la elección de uno u otro modelo.

Si eres pronador, en el momento de apoyo, es decir, cuando la planta está en contacto con el suelo, el pie tiende a hundirse ligeramente hacia dentro. Por el contrario si eres supinador ocurrirá a la inversa, es decir, un hundimiento hacia el exterior.

Pisada

Dependiendo de la forma de tu pisada deberás elegir un modelo u otro. Lo ideal es que acudas a un podólogo para que te haga un estudio de tu pisada, o incluso te aconseje alguna plantilla apropiada si la necesitas. Hoy en día en muchas grandes superficies también te pueden asesorar sobre ello.

Ten en cuenta tus características físicas

No es lo mismo un corredor que pesa 60kg que otro que pesa 80, al igual que no todos tenemos los mismo "puntos débiles" a la hora de lesionarnos o sufrir molestias. Por eso, es importante escoger unas zapatillas que te aporten la amortiguación adecuada a tus características.

Si pesas 60-70kg podrás elegir unas zapatillas más ligeras y flexibles, con una amortiguación más blanda, mientras que si tu peso ronda, por ejemplo, los 90kg deberás escoger un modelo más estable para soportar tu peso correctamente.

Hoy en día las zapatillas suelen venir con un rango de peso especificado, pero de todos modos no dudéis nunca en preguntar a las personas encargadas de la sección, ellas están acostumbradas y comprenden perfectamente la importancia de todos estos factores y probablemente os sacaran de dudas sin problema.

¿Cuál es tu ritmo de carrera?

Tu ritmo de carrera también es un factor a tener en cuentaa la hora de tomar la decisión, ya que no es lo mismo correr a una velocidad u otra, al igual que no va a ser lo mismo comprar unas zapatillas para entrenar que unas para competición.

Si eres de los que comienzas en el mundo del running o simplemente es una práctica regular para mantenerte en forma, es interesante que dediques un momento a conocer tu ritmo de carrera aproximado.

Crono

Si corres a un ritmo alto es mejor decantarse por modelos de entrenamiento algo más ligeros, siempre que tu peso te lo permita. Mientras que si tu ritmo es más lento, por encima de los 4.50 min/km, puedes inclinarte por elegir un modelo más estable y con una mayor amortiguación.

Imágenes | iStockPhotos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio