Compartir
Publicidad

El "mal del arqueo de espalda", una mala costumbre

El "mal del arqueo de espalda", una mala costumbre
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿A que seguro que en más de una ocasión hemos entrenado con más peso de lo que realmente podemos? Es cierto que casi todos nosotros con el ansia y las ganas de evolucionar en los entrenamientos lo que hacemos es utilizar cargas mayores para así forzar a nuestros músculos al máximo. Esta práctica es más habitual de lo que pensamos y por ello debemos andarnos con cuidado, pues existe un riesgo a la hora de realizar esto en el gimnasio, y es la manía de arquear la espalda de forma involuntaria.

Como su nombre indica, este gesto se hace de forma involuntaria, es decir, que no nos damos cuenta de que lo estamos haciendo. En primer lugar parecería que es algo natural a la hora de hacer ejercicio o parte de la postura a seguir, pero nada más lejos de la realidad, y es que el arqueo de la espalda no es algo que debamos hacer, pues aunque no lo parezca, representa un ataque directo contra la columna y la salud de la misma.

Cuando realizamos un ejercicio de levantamiento de peso lo que quedemos es concentrar toda la tensión que desencadena la carga en nuestro cuerpo, sobre el músculo o músculos trabajados. Para concentrar el ejercicio en esta parte es necesario que siempre tengamos en cuenta varias variables. La primera de ellas es que la carga sea acorde con la fortaleza muscular y con el tipo de músculo a tratar. Es cierto que poco a poco debemos aumentar la carga si queremos seguir evolucionando, pero no podemos apoyarnos en otras partes del cuerpo para elevar esa carga, sino que tienen que ser los propios músculos implicados los que respondan.

La manía de arquear la espalda cuando estamos haciendo ejercicio es algo que casi todos hemos realizado alguna vez, y es que a raíz de que los músculos trabajados no pueden con las cargas que estamos utilizando, lo que sucede es que desviamos parte de la tensión sin darnos cuenta a la espalda. Para poder con ella, lo que hacemos es adoptar una postura, que en la mayoría de los casos es involuntaria, en la que arqueamos la espalda. Este arqueo lo que hace es incidir directamente sobre las vértebras, que soportarán parte de esa tensión, pudiendo poco a poco resentirse y padecer las consecuencias como dolores y demás daños que no podemos pasar por alto.

Para evitar el arqueo de la espalda a la hora de hacer ejercicio lo principal es evitar ante todo sobrecargar demasiado la zona trabajada. De nada nos sirve utilizar cargas muy pesadas si no estamos realizando bien el ejercicio y encima estamos descargando parte de la tensión en la espalda. Por ello es necesario que a partir de ahora nos concentremos un nos percatemos de que no arqueemos la espalda al realizar ejercicio. Para evitarlo podemos ponernos delante de un espejo cuando hacemos el ejercicio, además de utilizar las cargas adecuadas y realizar siempre el movimiento de manera correcta. De este modo evitaremos posibles lesiones en la espalda.

Imagen | Wonderlane

En Vitonica | Puntos a tener en cuenta para no dañar la espalda en los entrenamientos
En Vitonica | Prevención de lesiones en ejercicios de musculación (I): sentadillas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos