Compartir
Publicidad
Publicidad

Los riesgos de sujetar el teléfono con el hombro

Los riesgos de sujetar el teléfono con el hombro
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mantener una buena higiene postural es la base para evitar la aparición de dolores de espalda y demás trastornos que muchas veces nos impiden tener una buena salud. Pero no solo se queda ahí la cosa, sino que además estos dolores que se derivan de las malas posturas nos acabarán obligando a no reposar y evitar realizar actividades deportivas. Uno de los fallos más habituales que cometemos en el día a día y en el que no reparamos es en la utilización del teléfono en el trabajo, ya que lo solemos sujetar en el hombro. Una práctica que no es nada recomendable en ningún caso.

En el trabajo a diario solemos cometer infinidad de errores posturales. La mayoría de ellos los solemos corregir, como son la colocación de la pantalla del ordenador, del teclado, de la silla... Pero a la hora de coger el teléfono y hablar mientras hacemos otras cosas no nos damos tanta cuenta y seguimos haciéndolo mal. Este gesto, que parece algo sencillo, es un peligro total para la zona cervical y los tendones que componen el cuello.

Cuando sujetamos el teléfono con el hombro lo que hacemos es apoyarlo sobre el hombro, y para que no se caiga hacemos fuerza con la cara, concretamente con la parte de la barbilla. Esta postura requiere ciertos pasos a dar, como es doblar el cuello hacia un lado a la vez que hacemos fuerza con la cabeza para que no se caiga el teléfono. Además tendemos a elevar ligeramente el hombro para agarrar mucho mejor el auricular. Esta posición no es para nada normal, por lo que es algo perjudicial a varios niveles.

Sujetar el teléfono de esta manera desencadena una serie de actos en cadena, en primer lugar, la fuerza que ejercemos unida a la postura inadecuada traslada toda la tensión a la parte lateral del cuello y de las cervicales. Esta parte del cuerpo se llena de tensión acumulando grandes cantidades, tantas que poco a poco van minando la salud de los músculos y tendones que conforman esta parte del cuerpo, ya que los endurece y hace más rígidos. Esta situación hace que aparezca el dolor, y que podamos desencadenar una lesión cervical o tendinitis en esta parte del cuerpo.

Para evitar que esto suceda lo ideal es intentar no llevar a cabo estas posturas y contestar así al teléfono. Para lograrlo podemos hacernos con un manos libres de auricular que nos permitirá escuchar y hablar por teléfono mientras trabajamos con las manos, ya que las mantenemos libres todo el tiempo al tener colgado el auricular de la cabeza. De este modo nos evitaremos muchos daños derivados del mal uso del teléfono.

Imagen | dolar

En Vitonica | Aprende a relajar los músculos no involucrados en el ejercicio En Vitonica | La postura adecuada para un perfecto descanso En Vitonica | Diferentes tipos de lesiones musculares

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos