Compartir
Publicidad

La importancia del hierro en la dieta deportiva

La importancia del hierro en la dieta deportiva
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya hemos comentado en cientos de ocasiones que es fundamental seguir una correcta alimentación a la hora de rendir en los entrenamientos. Mantener unos buenos niveles de nutrientes es un objetivo que debemos buscar. En este post nos vamos a detener en una carencia que amenaza a muchos deportistas, se trata de la falta de hierro, o también conocida como anemia del deportista.

Conseguir unos buenos niveles de hierro es esencial a la hora de conseguir tener más fuerza y aguante a la hora de practicar deporte. Pero a veces las carencias alimenticias pueden pasarnos factura. Sobre todo, este tipo de carencias suelen presentarse en personas que practican entrenamientos de alta intensidad o en aquellos que suelen practicar rutinas enfocadas a trabajar la resistencia. Es cierto que muchas veces esa anemia es simplemente falsa, ya que no está provocada nada más que por carencias alimenticias que se pueden controlar.

Una dieta rica en hierro

La manera de combatir esta situación es cuidando la dieta e ingiriendo alimentos con buenas concentraciones de hierro. Es cierto que al faltarnos este mineral lo que notaremos será un mayor cansancio, disminución del rendimiento, de la concentración… y con ello de la consecución de los objetivos que venimos buscando con la actividad que estamos llevando a cabo. Por ello es esencial hacer especial hincapié en lo que ingerimos a diario.

Istock 000043588384 Small

En primer lugar es fundamental aumentar la ingesta de alimentos que contienen altas cantidades de hierro, que es el que nos ayudará a mejorar la calidad de nuestra sangre. Nuestro cuerpo no genera minerales por sí solo, por lo que debemos aportarlos a través de la dieta. Los alimentos de origen animal como la carne roja, el hígado, los mejillones o lo berberechos son una muy buena alternativa para conseguirlo de manera saludable.

Fomentar la absorción correcta del hierro

Una vez añadidos este tipo de alimentos a la dieta es necesario que fomentemos la perfecta absorción del mismo. Para ello podemos mezclar los alimentos ricos en hierro con otros que nos aporten vitamina C, ya que ésta nos ayudará a asimilar mucho mejor el mineral. Los cítricos, los kiwis, la piña… son frutas que nos aportarán este tipo de vitamina que además de fortalecer las defensas prepara nuestro organismo para recibir el hierro.

Hay sustancias como el café, el té… que contienen una serie de polifenoles que impiden la correcta absorción del hierro. Por ello es necesario evitar mezclar este tipo de alimento con los ricos en el mineral. La leche es otro alimento que nos impedirá la absorción del hierro, ya que contiene caseína y calcio que frenan el correcto aprovechamiento del mineral y sus funciones en el organismo.

Es importante que tengamos esto en cuenta a la hora de conseguir nuestros objetivos, ya que no sirve solo con consumir alimentos ricos en hierro, sino que además es necesario saber aprovechar al máximo los efectos del mismo. Eso sí, si sometemos al organismo a una actividad deportiva intensa es necesario que incluyamos el hierro de forma diaria en la dieta de una manera u otra.

Imagen | Istockphoto Imagen 2 | Istockphoto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio