Publicidad

Algunos puntos sobre el trabajo lumbar

30 comentarios

Trabajar todos los músculos del cuerpo al mismo nivel es algo que debemos tener presente para evitar descompensaciones con el paso del tiempo. Esta es la principal máxima a tener en cuenta a la hora de trabajar una zona u otra de nuestro cuerpo. La compensación y el equilibrio debe ser la base para un correcto desarrollo muscular. Por ello el trabajo lumbar es muy importante si entrenamos los abdominales. Pero en lo que se refiere a ejercicios lumbares existe un poco de confusión que en Vitónica queremos disipar.

Mucha gente no sabe ni que existe la parte lumbar, es más, la gran mayoría de ellos no la entrena nunca por pensar que no es necesario, ya que al ser parte de la espalda se traba mientras estamos entrenando los dorsales. Esto no es cierto, y por ello es necesario que le dediquemos su tiempo para conseguir una zona lumbar fuerte y equilibrada con la parte delantera abdominal. Una cosa a tener en cuenta es que estamos hablando de una zona con poca densidad muscular, por lo que los ejercicios deben ser focalizados y no debemos pasarnos de cantidad.

Morfología lumbar

Antes de nada debemos tener muy claro que la zona lumbar tiene una movilidad muy reducida, por lo que la mayoría de ejercicios encaminados a trabajar esta parte del cuerpo se centrarán en subidas y bajadas de tronco de adelante hacia atrás, de modo que sean los músculos de la zona lumbar los que intervengan en estos movimientos en todo momento. Estos movimientos se acabarán traduciendo en ejercicios que realizaremos con nuestro propio cuerpo o con peso muerto.

A esta escasez de movilidad hay que sumarle la poca masa muscular que suele concentrarse expresamente en la parte lumbar. Es cierto que cerca tenemos los glúteos, dos de los músculos más grandes del cuerpo junto a los cuádriceps y el pectoral. Los glúteos no son músculos lumbares como mucha gente piensa, sino que al estar cerca ayudarán a proteger la zona y hacerla más fuerte, pero no son los que verdaderamente fortalecerán del todo esta parte, sino que son los lumbares propiamente dichos.

Entrenar los lumbares

Al tratarse de unos músculos pequeños, los lumbares se entrenan de manera sencilla con muy poca carga. Es verdad que hay personas que utilizan grandes pesos a la hora de trabajar esta parte del cuerpo, pesos que normalmente generan una tensión que acabamos por desviar a otras partes del cuerpo, incidiendo de manera difusa en la parte que queremos trabajar. Es importante que a la hora de entrenar esta zona tengamos en cuenta que de nada sirve cargar el peso si no incidimos con ello donde realmente nos interesa.

Es necesario que la concentración a la hora de trabajarlos se máxima, y para ello el recorrido debe ser el adecuado y justo. Muchas personas tienden a arquear demasiado la espalda cuando trabajan los lumbares, es decir, comienzan el recorrido desde abajo, elevando el tronco mediante la acción de los lumbares, para terminarlo arriba del todo con la espalda arqueada hacia atrás. Esto es un peligro pues podemos hacernos daño en la espalda.

El recorrido correcto que más concentrará en la parte lumbar es comenzar desde abajo pero al terminar no llegar a arquear la espalda, sino dejarla un poco más adelantada notando que la parte lumbar se contrae. Es decir, no debemos llegar hasta arriba del todo y mucho menos arquear la espalda hacia atrás.

Es importante que tengamos esto en cuenta, ya que tanto entrenando la zona lumbar con peso muero o con nuestro peso es fácil que gran parte de la tensión se desplace a otras partes del cuerpo que serán las que la soporten. Por ello es importante que en todo momento tengamos en cuenta la zona lumbar, nos concentremos en ella y la trabajemos como es debido, pues de ello dependerán los resultados que a la larga vamos a obtener.

Video | Youtube/ P4Penglish

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios