Compartir
Publicidad

Descanso activo: recupérate pero no dejes de moverte

Descanso activo: recupérate pero no dejes de moverte
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El descanso es necesario a la hora de conseguir un perfecto desarrollo muscular. En infinidad de ocasiones hemos comentado en Vitónica lo bueno que es dejar descansar los músculos después de hacer una actividad. Pero para muchas personas el descanso no entre dentro de sus planes, por ello en este post queremos detenernos en otro tipo de descanso, el conocido como descanso activo.

Las agujetas, la sobrecarga muscular, la fatiga… son algunos de los síntomas de un entrenamiento intenso y de falta de descanso en muchos casos. Por ello es bueno incluir periodos de descanso en nuestra rutina. Dejar un día entre medias o dos para descansar es necesario: pero descansar no significa quedarnos sentados en casa sin hacer nada. En Vitónica vamos a defender el descanso activo, que nos ayudará a estar en movimiento mientras nos recuperamos.

Mantener el riego sanguíneo activo para recuperarnos antes

Muchas veces en Vitónica hemos comentado que para las agujetas es muy bueno seguir realizando ejercicio de menor intensidad, pues al aumentar el riego sanguíneo aceleramos la recuperación muscular. En esto precisamente consiste el descanso activo, en seguir activando nuestro organismo, solo que a una menor intensidad de lo habitual.

gfgfgfg

Disminuir la intensidad, una de las máximas del descanso activo

Para muchas personas el descanso activo consiste en entrenar otro grupo muscular diferente del trabajado el día anterior, es decir, si trabajamos piernas, al día siguiente trabajaremos pecho. Para muchas personas esto es descansar, pero la realidad es que no es así, ya que la intensidad del entrenamiento es la misma. Una de las principales máximas del descanso activo es disminuir la intensidad.

Para realizar un descanso activo en condiciones lo ideal es cambiar de actividad y, como decíamos anteriormente, disminuir la intensidad del ejercicio. Por ejemplo, salir a caminar a paso ligero en vez de practicar carrera es una buena manera de practicar descanso activamente. Lo mismo podemos hacer con la bicicleta, es decir, dar un paseo tranquilamente sin buscar marcas ni nada por el estilo. Lo que debemos perseguir es mantenernos activos sin más.

kll

El descanso activo mejora la recuperación muscular

Como decíamos al principio del post, el descanso activo mantendrá nuestro riego sanguíneo acelerado, mejorando así la recuperación muscular. Además, con un descanso activo lograremos eliminar toxinas acumuladas por el estrés sufrido cuando realizamos ejercicio. De este modo, al recuperar el estado habitual de los músculos lograremos lograr que éstos rindan más y mejor al volver a entrenar de manera habitual.

Descanso activo como parte de la rutina

Por ello es muy importante que el descanso activo entre dentro de nuestros planes de entrenamiento. Saber planificarlo a lo largo de la semana y dejar uno o dos días para recuperarnos de este modo es una buena alternativa que no debemos pasar por alto. Lo mismo que de vez en cuando es bueno que reservemos una semana para descansar activamente y así reponernos de nuevo para empezar a tope con nuevas marcas y objetivos.

Imagen | IStock Imagen 2| IStock Imagen 3| IStockPhotos

En Vitónica | Descanso activo entre series, una forma de recuperarnos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos