Compartir
Publicidad

Diferentes maneras de trabajar el abdomen con los isométricos

Diferentes maneras de trabajar el abdomen con los isométricos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En habituales ocasiones hemos comentado en Vitónica la importancia de ejercitar el abdomen mediante los ejercicios conocidos como isométricos, que consisten en concentrar toda la tensión en la pared abdominal y así ejercitar los músculos que la componen de una manera diferente. Por ello en este post queremos hacer un repaso por los principales ejercicios isométricos.

Seguro que más de uno sabe exactamente qué son los abdominales isométricos, pero no sabe cómo deben llevarse a cabo para que sean efectivos. Lo importante es saber concentrar toda la tensión en la pared abdominal, aunque para conseguirlo lo necesario es controlar al máximo la postura y conseguir así el efecto deseado.

Abdominales isométricos tradicionales

En primer lugar vamos a destacar los isométricos más tradicionales que realizaremos con nuestro propio cuerpo sin ayuda de aparatos. Simplemente nos colocaremos hacia abajo con los codos apoyados y las puntas de los pies. El cuerpo lo colocaremos entero rígido y recto, de modo que toda la tensión se concentre en la pared abdominal. El truco está en aguantar esta postura durante el mayor tiempo posible (en torno a un minuto) para incidir en la zona concreta.

Otra variación de estos abdominales isométricos más clásicos es realizarlos de la misma manera pero con las piernas abiertas en vez de cerradas. Esto lo que hará es abrir más el centro de gravedad y hacer que la pared abdominal trabaje más para conseguir mantener el cuerpo estable y en posición recta. Es importante cuidar que no se doble el tronco en ningún momento para evitar así desviar tensión a otras partes del cuerpo.

Este mismo ejercicio puede tener una tercera variación para hacerlo más difícil, y es utilizar una pelota de fitball para colocar los pies. La realización del ejercicio será igual, solo que colocaremos los pies sobre la pelota, de modo que aumentaremos la inestabilidad de la postura, haciendo que la pared abdominal trabaje mucho más para conseguir estabilizar el cuerpo y permanecer rectos durante todo el desarrollo del ejercicio.

Como cuarta alternativa a este ejercicio lo que haremos será aumentar al máximo la inestabilidad mediante el uso de una pelota de fitball y un bosu, ya que colocaremos los pies sobre la pelota y los bazos los apoyaremos sobre el bosu, de modo que la inestabilidad será tal que el trabajo abdominal para estabilizar será máximo, obteniendo así mejores resultados.

Isométricos para oblicuos

Con los ejercicios isométricos también podemos trabajar los oblicuos de distintas maneras. Hay que destacar un ejercicio que es el que consideramos básico. Simplemente nos colocaremos de lado apoyándonos con un codo en el suelo y el resto del cuerpo recto, de modo que toda la parte de los oblicuos será la que aguante la tensión del ejercicio durante el tiempo que éste dure.

Para trabajar los oblicuos mediante los isométricos también podemos realizar algunas variaciones para aumentar la intensidad, y es que lo que haremos será a la postura inicial le añadiremos la elevación de la pierna que se queda más alejada del suelo, de modo que desviaremos el punto de equilibrio y con ello deberemos contraer mucho más los músculos abdominales para mantener la estabilidad.

También podemos trabajar los oblicuos mediante los ejercicios isométricos con otra sencilla variación que sumaremos a la antes comentada de elevar una pierna. En este caso lo que haremos será elevar junto a la pierna que está más alejada del suelo, el brazo que no tenemos apoyado en el suelo, para así hacer aún más duro mantener el cuerpo estable e incidir más en la parte trabajada.

En último lugar vamos a destacar el uso del bosu o la plataforma vibratoria para la realización de los abdominales oblicuos isométricos, y es que lo que haremos será apoyar el brazo lateral sobre el bosu o la plataforma, de modo que el desequilibrio es mayor y es necesaria una mayor concentración de la parte central del cuerpo para mantenernos estables, haciendo así que trabajen al máximo los oblicuos.

Es cierto que existen muchas más variaciones que podemos aplicar a los abdominales isométricos. Lo ideal es dominar al máximo la técnica y tener presente que siempre la estabilidad se debe conseguir a partir de concentrar la tensión en los músculos abdominales. De este modo lo que conseguiremos será una musculatura fuerte y tonificada en esta zona.

Video 1 | Youtube/ExEn Entrenamiento Video 2 | Youtube/gymvirtual Video 3 | Youtube/PersonalRunningTri Video 4 | Youtube/sergiopinzas Video 5 | Youtube/Fernando Salcedo Jurado Video 6 | Youtube/Dakidissa Video 7 | Youtube/PersonalRunningTri Video 8 | Youtube/Christiane Gomes de Carvalho Imagen | Erick Moreno

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio