Compartir
Publicidad

La genética cubriría a los atletas tramposos al ocultar el dopaje

La genética cubriría a los atletas tramposos al ocultar el dopaje
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Son muchas las sustancias que utilizan algunos atletas para que su efecto colabore en su rendimiento deportivo, y como consecuencia, obtener mejores resultados.

Pero el dopaje siempre se ha creído como algo inútil, ya que si bien ayuda, a la hora de realizar un análisis la trampa queda dilucidada.

Sin embargo, un estudio realizado en Suecia con 55 hombres sanos y normales, detectó que en algunos individuos la genética ayuda a los atletas tramposos.

Todos los participantes del estudio recibieron una inyección de testosterona y después fueron sometidos al análisis de orina para detectar la hormona administrada y así, mostrar el dopaje.

Pero los resultados fueron toda una sorpresa, ya que el examen mostró la presencia de la hormona en casi todos los participantes, mientras que en 17 de ellos el análisis dio negativo.

Pues esos 17 hombres recibieron la testosterona, pero no poseen las dos copias de un gen que convierte a la hormona en una forma soluble en orina, por lo tanto, ésta no es detectada en el análisis.

Dado los resultados, queda claro que aquellos atletas que poseen esta particularidad genética pueden incrementar su musculatura y rendimiento físico mediante el uso de testosterona sin que el dopaje sea descubierto.

En todos los deportistas se registran múltiples exámenes y valores de referencia en sangre encontrados durante su desempeño, pero nunca se efectúa un análisis genético. Por ello, ante los resultados hallados, los investigadores no han llegado a un consenso acerca de que medida es necesaria tomar.

Todavía no se sabe cuál será el indicador en éstos casos en que los genes ocultan el dopaje del individuo. Entonces, el próximo paso en la investigación sería encontrar un parámetro que permita detectar la testosterona entre los individuos que poseen la "licencia para hacer trampa".

La peculiaridad genética sería más común entre los asiáticos y si bien no todos los individuos se percatan de las propiedades de sus genes, puede haber muchos que ya han detectado su capacidad para hacer trampa y estén haciendo uso y abuso de ella.

Un descubrimiento original que deja preocupados a muchos de los deportistas y a la Agencia Antidopaje que no sabe como resolver, por el momento, esta cuestión genética que marca desventajas entre los atletas.

Vía  El Universal En Vitónica  La lucha antidopaje en USA alcanza niveles insospechados

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos