Compartir
Publicidad
Publicidad

Los fallos más comunes al hacer curl bíceps que nos impiden crecer

Los fallos más comunes al hacer curl bíceps que nos impiden crecer
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los ejercicios más sencillo que existe y que se realiza en casi todas las rutinas de bíceps es el curl. Se trata de un ejercicio que a simple vista todos sabemos hacer, pero a la hora de la verdad la gran mayoría de nosotros comete infinidad de errores en su ejecución. Por ello en esta ocasión nos queremos detener en estos puntos y ver dónde estamos fallando en su ejecución.

Si nos referimos al curl de bíceps, existen diferentes variaciones en la ejecución, pues por un lado tenemos el curl libre que realizamos de píe. El concentrado en cambio lo realizaremos sentados con los brazos apoyados en un banco, haciendo que se concentre la máxima tensión en la zona trabajada. También lo podemos realizar en polea, de pie apoyados en una pared… Sea como sea que lo realicemos es necesario que tengamos presente que hay que hacerlo siempre correctamente y evitar errores.

Evita los tirones

Uno de los errores que más solemos ver son los tirones. Un tirón es cuando la carga que utilizamos es muy elevada y el bíceps por sí solo no puede con ella. En este caso lo que hacemos es ayudarnos de otras partes del cuerpo como la espalda, que arquearemos. De este modo desviamos la tensión a la zona lumbar, que es la que soportará el ejercicio. En este caso estamos engañándonos, pues no trabajamos bien los bíceps y además corremos el riesgo de hacernos daño en las lumbares. Para ello debemos elegir una carga adecuada que nos suponga algo de resistencia, pero que por lo menos podamos levantarla para así trabajar los bíceps.

Elegir bien el agarre es fundamental

Otro error es el agarre que elegimos y el ángulo del mismo. Normalmente utilizamos mancuernas, pero podemos usar barras, poleas e incluso los agarres móviles de las máquinas contractoras de bíceps. En todos los casos el agarre debe ser cómodo y la forma de saberlo es no notar la acción de las muñecas mientras realizamos el ejercicio. Si las muñecas intervienen podemos hacernos daño. Debe ser solamente el bíceps el que accione la elevación del peso, ya que las muñecas son un mero soporte. Esto lo notaremos más cuando las cargas que usamos son elevadas, por eso en estas fases es muy importante elegir bien el agarre.

Presta atención al recorrido

El recorrido que llevamos a cabo suele ser otro error que muchos cometen. En muchos casos no se llega a lo necesario para incidir en los músculos trabajados. No sirve con un ligero movimiento de codo. Es importante bajar lo suficiente para que los bíceps tengan que trabajar a la hora de elevar la cargar. Al final de eso se trata, de ofrecer una resistencia para que los músculos trabajen. Pero tampoco debemos realizar un movimiento demasiado largo ni estirar el brazo hasta el final, ya que de este modo podemos sobrecargar el codo y las cabezas del bíceps y llegar a hacernos daño.

iuiu

La ayuda de un compañero puede ser un arma de doble filo

La ayuda de un compañero suele ser otro error que está presente, no solo en el curl de bíceps, sino en cualquier ejercicio que realizamos en el que el compañero tiende a intervenir. Al final su ayuda, que parece apropiada y una garantía de éxito, no es más que un error. Al final nos debe quedar presente que el compañero debe ayudarnos por si una barra se nos va caer, por si nos fallan las fuerzas y corremos peligro, para ayudarnos a iniciar el ejercicio… Pero que nos ayude en las repeticiones y que la mayor tensión la soporte él no es nada bueno, pues al final el ejercicio lo realizaremos con mucha carga pero no obtendremos resultados, pues la gran parte de la carga la levanta el compañero.

Evita la costumbre e innova

La costumbre y la rutina repetitiva es otro error que nos impide hacer que los bíceps se desarrollen de la manera adecuada. Como hemos dicho más veces la costumbre hace que el crecimiento muscular se frene. En el caso de los bíceps suele suceder más a menudo porque existen menos posibilidades. Lo que os recomendamos hacer es cambiar la manera de agarrar y el movimiento en los ejercicios, así como el ángulo del curl. Realizar el conocido como martillo que incide más sobre la parte lateral es buena idea. Hacer el curl invertido también nos ayudará a crecer más. Lo que hay que tener en cuenta es que es necesaria la variación para evitar la monotonía y con ella la falta de crecimiento muscular.

Imagen | ThinkStock Imagen 2 | ThinkStock Video | Youtube/ Team.0lympus

En Vitónica | Consejos y variaciones para conseguir unos brazos de acero

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos