Compartir
Publicidad
Publicidad

Trucos para adaptar un gimnasio casero a las necesidades de nuestro hogar

Trucos para adaptar un gimnasio casero a las necesidades de nuestro hogar
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cada vez son más las personas que deciden montar un gimnasio en su propia casa. Estar personas compran los utensilios necesarios para ejercitarse, pero de lo que muchas veces no se dan cuenta es del espacio con el que cuentan y la manera de adaptar sus nuevos aparatos a éste. Por este motivo en Vitónica queremos dar algunos consejos para adecuar a la perfección los aparatos para ejercitarnos en casa y buscarles una utilidad en casa.

Una de las primeras cosas con la que nos hacemos cuando decidimos montar un gimnasio en cas son las mancuernas que cuando las utilizamos son útiles, pero cuando las dejamos no sabemos donde colocarlas. Lo más habitual es meterlas debajo de la cama, pero si queremos integrarlas en el entorno podemos utilizarlas para sujetar libros o como pisapapeles. Eso sí, es importante que si las vamos a colocar en una estantería no sean demasiado pesadas, pues pueden vencerla. Mientras no las usamos de este modo tendrán una finalidad y una función decorativa.

A la hora de trabajar con gomas, realizar estiramientos, pilates... las espalderas con la mejor herramienta, y por ello es muy aconsejable que nos pongamos unas en casa. Se trata de uno de los aparatos que menos espacio ocupa y que más utilidades puede llegar a tener, ya que en él podemos sujetar las gomas a la hora de ejercitar las diferentes partes de nuestro cuerpo. Pero no solo eso, sino que cuando dejemos de utilizarlas las podemos reciclar como si se tratase de un perchero donde colgar nuestra ropa y utensilios personales, ya que los barrotes nos servirán para ello.

Las cintas de correr, las bicicletas estáticas, las máquinas vibratorias... son otros de los aparatos habituales en nuestra casa cuando decidimos montarnos un gimnasio particular. Estas máquinas suelen ser bastante grandes, por lo que debemos buscarles una ubicación adecuada en la casa, como una sala de estudio o un rincón en la terraza. Lo recomendable es colocarlas en un lugar donde tengamos la televisión o la música, de modo que podamos escucharla mientras practicamos deporte. El diseño y los complementos de la máquina en cuestión también es algo que podemos combinar con la decoración del hogar.

Las gomas serán una buena forma de trabajar además de las mancuernas, por lo que podemos darles alguna utilidad para cuando no las estemos utilizando. Si las colocamos estiradas en un lugar como el baño las podremos utilizar de colgadero para la ropa mojada y dejar que así se seque. Lo mismo sucede con las bolas de fitball o los balones medicinales que podemos utilizar en algunos ejercicios. Los adquiriremos en colores que vayan a juego con la decoración de nuestra casa para poder usarlos como elementos decorativos de suelo.

Desde luego que lo ideal es destinar toda una estancia para crear un gimnasio en casa y no preocuparnos por el espacio, pero la realidad es que las viviendas actuales son pequeñas y apenas podemos disponer de metros para hacer esto. Por ello debemos recurrir a la imaginación y el ingenio para adaptar el espacio al máximo.

Vía | Consumer Imagen | alfi

En Vitonica | Casa o gimnasio, ¿dónde debo entrenar? En Vitonica | Wii Fit para montarte el gimnasio en casa En Vitonica | Equipamiento básico para montarse un gimnasio en casa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos