Compartir
Publicidad
¿Eres mujer y no haces deporte? Tienes un 71% más de probabilidades de tener cáncer de mama
Prevención

¿Eres mujer y no haces deporte? Tienes un 71% más de probabilidades de tener cáncer de mama

Publicidad
Publicidad

Los resultados de la investigación dejan una clara alarma social: ¿Eres mujer y no haces deporte? Tienes un 71% más de probabilidades de tener cáncer de mama. Un titular que, sin duda, no debe mantenerte al margen.

Un riesgo de contraer cáncer de mama que se agrava exponencialmente si lo comparamos con aquellas mujeres que practican deporte y que siguen las recomendaciones internacionales propuestas por la OMS en cuanto a actividad física.

Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

Los dos tipos más comunes de cáncer de mama son el carcinoma ductal y el carcinoma lobulillar

Si eres una mujer sedentaria es el momento perfecto para cambiar la situación. Según las recomendaciones de la OMS para evitar la propensión a este tipo de enfermedades, la población adulta debería de realizar un mínimo de 150 minutos de actividad física a la semana (moderada y en períodos de diez minutos) o 30 minutos diarios de caminata intensa (a buen ritmo).

Unos consejos preventivos a tener en cuenta en mujeres adultas pre y postmenopáusicas para prevenir la aparición de este tipo de tumores en constante aumento entre el sector femenino.
Para que seas consciente del auge que ha sufrido esta enfermedad te podemos contar que una de cada ocho mujeres desarrollará un cáncer de mama a lo largo de su vida, entrando a formar parte de los 26.000 nuevos casos que se diagnostican cada año en nuestro país.

Es para pensárselo ¿no crees?...Pues ¡Evítalo!

Un estudio pionero de GEICAM

Teníamos constancia de estudios que advertían los beneficios del ejercicio físico para multitud de tipos de cánceres y, hasta hace poco, nos movíamos en trabajos que predisponían hasta un 40% menos de posibilidades de padecer cáncer de mama gracias al deporte.

Realizar una actividad física de forma intensa podría mejorar la eficacia de los tratamientos, reducir los efectos secundarios y conseguir disminuir la tasa de recaída de las mujeres con cáncer de mama

Esta vez, el estudio epidemiológico llevado a cabo por el grupo de investigación en cáncer de mama Geicam y presentado por la investigadora del Instituto de Salud Carlos III, Marina Pollán, en compañía de los oncólogos Miguel Martín y Ana Lluch, ha sido pionero en el trabajo por tener en cuenta factores como el subtipo HER2 positivo, entre otros subtipos tumorales.
Los resultados han sido reveladores.

En la investigación han participado 23 hospitales españoles de nueve comunidades autónomas, a través del seguimiento de un total de 1017 mujeres con edades comprendidas entre 18 y 70 años, gran parte de ellas recién diagnosticadas de cáncer de mama.

Otra diferencia con respecto a la gran mayoría de estudios de este tipo llevados a cabo, donde las participantes siempre eran postmenopáusicas, es que en esta ocasión se ha contado con un seguimiento de un 50% de participantes premenopáusicas, pudiéndose contemplar de este modo la verdadera repercusión del ejercicio físico en ambos grupos de mujeres.

Los resultados del trabajo

Por cada mujer enferma de cáncer de mama se estudiaba en comparación con otra mujer sana con similitudes físicas y misma edad, partiendo de la rutina física que seguía cada uno de ellas para conocer el gasto metabólico al que se exponían semanalmente, tomando como base a las recomendaciones físicas establecidas por la OMS.

riesgos cáncer de mama

Tras dividir al grupo de mujeres estudiadas en tres subgrupos: las que cumplían las recomendaciones, las que hacían ejercicio pero sin llegar a cumplirlos y las totalmente sedentarias, se llegó a la conclusión de que el tercer subgrupo de candidatas sufría un 71% más de probabilidades de contraer cáncer de mama.

“Se ha demostrado que el ejercicio físico aeróbico supervisado es una terapia adyuvante segura, realizable y efectiva para mejorar numerosos aspectos de carácter psicológico y fisiológico en mujeres con cáncer de mama en estadios precoces. El ejercicio actúa de forma integral tanto durante como después de los tratamientos, aumentando la calidad de vida de las pacientes, reduciendo la fatiga y los niveles de depresión, mejorando su capacidad cardiovascular, su capacidad funcional y su fuerza”.

"No hemos encontrado diferencias entre los subtipos tumorales, si bien si hemos detectado que el efecto protector es un poco mayor en las mujeres premenopáusicas"- Dra.Pollán

Además, los resultados corroboraron que el efecto preventivo del ejercicio físico era aun mayor en los casos de mujeres con cáncer de mama HER2 positivo y en las que presentan receptores hormonales positivos, que en aquellas con tumor triple negativo que no expresan receptor.

También se detectó que el efecto protector es mayor en el caso de mujeres sin hijos y premenopáusicas que en el de pacientes postmenopáusicas, quienes tendrían que recurrir a un ejercicio algo más intenso para lograr el mismo grado de protección.

Los subtipos identificados en función del análisis molecular incluyen:

tipos tumores cancer mama

Otros trabajos apoyan la tesis de protección del ejercicio

Este no es el único trabajo que concluye los beneficios de la actividad física en la lucha contra el cáncer de mama. La propia Dra. Lluch habló sobre estudio del Dana-Farber Cancer Institute de Boston, presentado en el Congreso Internacional de San Antonio (conclusiones), donde se concluyó que 180 minutos de actividad aeróbica semanal o 40 minutos de entrenamiento intenso llega a reducir hasta en un 50% el riesgo de recaída en mujeres recientemente diagnosticadas con cáncer de mama.

"Se trata de un estudio pequeño pero que ha puesto de manifiesto importantes conclusiones, ya que el 50%de las mujeres que participaron disminuyeron su riesgo de recaída cuando practicaron ejercicio físico"- Dra. Lluch

.
Sin dejar de mencionar que una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras y vegetales podría ser clave fundamental en las tasas de supervivencia

En Vitónica | Cómo el ejercicio físico puede ayudar en la prevención y tratamiento del cáncer de mama

Imágenes | iStockphotos, Fundación Geicam
Vídeo | Yuotube
Vía | Fundación GEICAM

Fuentes bibliográficas consultadas:
1.- Geisalus | Ejercicio físico y cáncer de mama | Soraya Casla Barrio | Feb 2016, Geisalus 25, pag 18
2.- Geicam Investigación del cáncer de mama | GEICAM LANZA EL RETO ‘HAZLO CORRER’ PARA IMPULSAR LA INVESTIGACIÓN EN CÁNCER DE MAMA| 20 de mayo, Día Mundial del Ensayo Clínico
3.- ncbi | Prediction of breast cancer risk based on profiling with common genetic variants | J Natl Cancer Inst. 2015 Apr 8;107(5). pii: djv036. doi: 10.1093/jnci/djv036. Print 2015 May
4.- Journal of Clinical Oncology |Efecto de Baja Intensidad Actividad Física y moderada a alta intensidad de ejercicio físico durante la quimioterapia adyuvante en el físico, la fatiga, y la quimioterapia Finalización Precios: Los resultados de las PACES ensayo clínico aleatorizado | Hanna van Waart
5.- Geisalus ciencia y cáncer de mama | ¿CÓMO HA CAMBIADO EL TRATAMIENTO EN PACIENTES CON CÁNCER DE MAMA HER2 POSITIVO? | Javier Salvador Bofill | 2014 Geisalus 24,33
6.- geisalus Conclusiones del 39 SABCS| Tratamiento loco-regional del cáncer de mama. Estilos de vida | Dra. Montserrat Muñoz Hospital Clinic de Barcelona

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio