La exposición a contaminantes del aire durante el embarazo podría tener efectos negativos en el bebé después del parto

La exposición a contaminantes del aire durante el embarazo podría tener efectos negativos en el bebé después del parto
Sin comentarios

Una vez que el bebé comienza a desarrollarse en el útero ya puede ser afectado por cualquier factor externo al que la madre sea expuesta. Conocemos perfectamente que el alcohol, el tabaco y los productos ultraprocesados durante el embarazo no hacen ningún bien a la salud del bebé después de nacer, pero hay otros factores que no tenemos tan en cuenta como la contaminación de nuestra ciudad.

Si estás embarazada evita la exposición continuada a aires altamente contaminados

Una reciente investigación publicada en la revista Environmental Health ha vinculado la exposición de la mujer embarazada a contaminantes del aire con el aumento de algunos factores de riesgo cardiometabólico por parte del bebé a lo largo de las primeras etapas de su vida.

En ella concluyen que dicha exposición a la contaminación excesiva, que está presente en muchas ciudades del mundo, se asocia con un aumento del peso entre los meses uno y seis de vida en los bebes hispanos. Es decir, la contaminación del aire podría alterar el crecimiento infantil, aumentando el riesgo de obesidad infantil.

La obesidad en la infancia aumenta el riesgo de enfermedades cardiometabólicas en la edad adulta (diabetes, hipertensión, enfermedad arterial periférica, etc.). A su vez, esas enfermedades en la etapa adulta están asociadas con una mayor morbilidad y mortalidad prematura. Por tanto, es vital cuidar de la salud de nuestros hijos desde que conocemos que estamos embarazas.

¿Por qué la contaminación nos afecta ya desde el parto?

Istock 1181042545

La exposición prenatal a contaminantes del aire pueden alterar nuestro fenotipo alterando la formación de ADN, por diferentes y complejos mecanismos fisiológicos como el estrés oxidativo mitocondrial, que afectan a los patrones de crecimiento a través de cambios epigenéticos y aumento de la inflamación.

A muy grandes rasgos ese aire contaminado es como construirnos una casa donde ya desde los planos comienzan a tener algunos errores. Esa es la mala noticia. La buena es que, aunque es mejor que todo arranque sin errores, se pueden corregir después.

La contaminación antes y después del parto afecta a la obesidad, pero en ella influyen otros muchos factores

Istock 1203097658

¿Quiere decir que si vivo en una ciudad con mucha contaminación mi hijo desarrollará una de esas enfermedades? No. La obesidad depende de una larguísima lista de factores, entre los que se encuentra según la evidencia científica el estilo de vida de la madre durante el embarazo.

Sin embargo, es solo una gota de agua en una piscina. El estilo de vida que adopte nuestro hijo influirá de manera directa en su salud, más allá de lo que haya ocurrido antes. Eso sí, vivir a menos de 200 metros de un gran parque o lejos de la contaminación nos ayudará tanto a nosotros como a ellos, en cualquier etapa de la vida.

En Vitónica | Ejercicio físico y embarazo: hacer deporte podría ser beneficioso para mejorar el aporte de nutrientes y oxígeno a la placenta

Imágenes | iStock

Temas
Inicio