Compartir
Publicidad
Publicidad

La higiene y la colocación de los alimentos, las claves para tener una nevera sana

La higiene y la colocación de los alimentos, las claves para tener una nevera sana
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La nevera es el lugar donde se conservan los alimentos que consumimos día a día. Este lugar debe tener una serie de medidas para que los alimentos se mantengan intactos y no se estropeen antes de tiempo. Muchas veces cometemos errores a la hora de colocar los alimentos en la nevera, ya que cada cosa debe estar en su sitio. Para ello lo que vamos a hacer es dar algunos consejos a la hora de conservar los alimentos en la nevera.

La higiene y saber colocar los alimentos es algo fundamental, así como controlar que los alimentos se mantengan en un estado óptimo además de evitar que la temperatura del habitáculo no sea la correcta. Por ello vamos a empezar con este punto, pues debemos aclimatar la temperatura de la nevera a las condiciones que hay en el exterior, pues en verano debemos subirla un par de grados y en invierno bajarla, pues el clima exterior puede afectar a los alimentos que hay dentro. Debemos cuidar que siempre se mantenga en una temperatura media de cuatro o cinco grados.

La higiene es esencial a la hora de conservar los alimentos, ya que es importante que lo mantengamos libre de bacterias. Es cierto que las bacterias a bajas temperaturas no se reproducen, pero hay algunas que son resistentes y que se propagan, infectando alimentos. Además, muchas veces los alimentos se pueden ver infectados por el moho que puede acabar con ellos de manera rápida. Por este motivo es importante mantener la nevera limpia y libre de posibles focos de contaminación alimenticia. Una manera de evitar que esto suceda es acabar con los alimentos sospechosos de contaminación, además de conservar cada alimento por separado, dentro de recipientes que eviten la salida de líquidos, olores, o que permanezcan en contacto unos alimentos con otros.

La colocación de los alimentos dentro de la nevera es otro punto que no podemos pasar por alto, y es que cada cosa debe ir en su sitio, pues a pesar de tener puesta la misma temperatura hay zonas que tienen variaciones y presentan más frío frente a otras que están más templadas y por lo tanto son aptas para otros alimentos, como la puerta, que es el lugar en el que debemos colocar alimentos como los huevos, salsas, botellas... que no necesitan el mismo refrigerado que los alimentos más perecederos.

Como alimentos perecederos vamos a destacar las carnes y los pescados, que se estropean con más facilidad y son focos de bacterias de manera sencilla. Por este motivo es necesario que los coloquemos en la parte que tiene las temperaturas más bajas de la nevera, la que está más cercana al congelador. A pesar de todos estos alimentos no deben permanecer más de cuarenta y ocho horas en refrigeración, ya que si queremos conservarlos por más tiempo debemos congelarlos. Para los alimentos cocinados que queremos conservar, la fruta o alimentos precocinados que necesitan refrigeración es aconsejable el resto de la nevera, que presenta un clima más templado.

Es importante que tengamos mucho cuidado de los líquidos derramados, los alimentos que han empezado a descomponerse, sobre todo las frutas y verduras, ya que al retirarlo hay que limpiar con cuidado la parte en la que se han estropeado, ya que puede ser un foco de bacterias que nos puede pasar factura.

Imagen | iateapie

En Vitonica | Cuidados para evitar que se contaminen los alimentos de la nevera En Vitonica | Consejos para que nuestra dieta llegue a buen puerto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos