Compartir
Publicidad

Ojo con los arrumacos: las sustancias dopantes pueden entrar en tu cuerpo con un beso

Ojo con los arrumacos: las sustancias dopantes pueden entrar en tu cuerpo con un beso
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los casos de dopaje en las competiciones oficiales son ya tristemente un clásico en la prensa: casi cada semana aparece algún nuevo caso de uso de sustancias no autorizadas en diferentes deportes como el ciclismo, el atletismo o la halterofilia. No en vano, nuestra mejor halterófila, Lydia Valentín, ha recibido dos medallas olímpicas a posteriori tras ser descalificadas sus rivales al dar positivo en el control antidoping.

El último caso en llegar a los medios ha sido el del atleta olímpico estadounidense Gil Roberts, especilista en velocidad, oro en relevos en los pasados Juegos Olímpicos de Río 2016 y subcampeón mundial en la misma modalidad en 2017. Lo más llamativo del caso no es que fuera suspendido en mayo de 2017 tras dar positivo en probenecid (un diurético y enmascarador), ni que esta suspensión fuera revisada en julio de ese año. Lo llamativo es que la defensa de Roberts se ha basado en que el probenecid penetró en su organismo al besar apasionadamente a su novia, Alex Salazar, que se estaba medicando en ese momento. Y le han declarado inocente.

Al parecer la novia de Roberts habría estado en la India unas semanas antes del test de dopaje de Roberts, que se realizó en marzo de 2017, y habría regresado a Estados Unidos con una infección sinusal para la que le recetaron Moxylong (500 mg de amoxicilina y 500 mg de probenacid por cápsula).

En lugar de tomar las cápsulas como se suele hacer (tragándolas enteras acompañadas por un poco de agua), Salazar habría abierto la cápsula y depositado el contenido en polvo en su boca, tragándolo junto con un poco de agua. Tras tomar la medicación Roberts y Salazar se besaron, pasando así la medicina de ella al organismo de él.

¿Podemos dar positivo por un beso? Lo que dicen los expertos

Go USA #rio2016 #rioolympics #usatf #teamusa #400m

Una publicación compartida de Gil Roberts (@gil.roberts) el

Nos hemos puesto en contacto con la doctora Raquel Blasco, experta en medicina del deporte, para que nos aclare si esta cuanto menos curiosa historia puede ser cierta, o es solo una excusa muy elaborada.

La doctora Blasco nos comenta al respecto:

En primer lugar, mal por la novia por romper la cápsula, habida cuenta que así no facilita el correcto funcionamiento en ella (que es la facilitación de absorción de sustancias, generalmente, antibióticos).

Y en segundo lugar, el probenecid es un enmascarante que ha de administrarse en dosis suficiente como para que salga positivo en orina. Y esas cantidades no se consiguen simplemente con un beso apasionado.

Aun así, el arbitraje del caso ha decidido que es más probable que la presencia del probenecid en el organismo del atleta se debiera al hecho de haberse besado apasionadamente poco tiempo después de haber tomado su novia el medicamento. Veredicto: inocente.

No es la primera vez que nos encontramos ante esta "historia del beso" para defender un caso de dopaje: en 2009 el tenista francés Richard Gasquet también fue declarado inocente después de fallar un test de dopaje por cocaína, aludiendo a que la droga había entrado en su organismo después de besar a una chica en un club nocturno.

Imagen | iStock
En Vitónica | Ícaro: el documental sobre el escándalo del dopaje en Rusia ya disponible en Netflix
En Vitónica | NoDopApp: la aplicación que te pone en guardia frente al dopaje involuntario

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos