Publicidad

Una mala postura corporal también influye en la actividad mental

Una mala postura corporal también influye en la actividad mental
Sin comentarios

Sabemos que una postura corporal incorrecta tiene numerosas consecuencias sobre nuestra salud, afectando sobre todo, la apariencia física y el sistema musculo- esquelético. Sin embargo, una mala postura corporal también influye en la actividad mental, disminuyendo el rendimiento y la motivación.

Así, no sólo debemos sentarnos frente al ordenador erguidos y con buena postura para cuidar el aspecto físico, sino también para incrementar la concentración y obtener mejores resultados en el trabajo. Una buena postura, es decir, sostener la espalda recta, ayuda a oxigenar mejor el cerebro y cada una de las partes del cuerpo, pero además, mejora la actitud y predisposición al trabajo.

Quienes se sientan con los hombros caídos y la espalda encorvada, tienen con frecuencia una menor autoconfianza, menor autoestima e inferiores sentimientos de seguridad y motivación. Por esto, generalmente hay una asociación positiva entre menor productividad y mala postura corporal.

Además, con sólo enderezar la espalda mientras caminamos o nos sentamos frente a alguna autoridad podemos sentir una posición más privilegiada, y ello se percibe en otros, lo cual mejora nuestro desempeño así como la imagen que receptan los demás.

Si queremos ser más productivos, rendir más, tenernos más autoconfianza y ser más audaces, lo mejor es adoptar una buena postura corporal que además de beneficiarnos físicamente y estéticamente, nos ayudará a lograr una mejor actividad mental, más segura y eficiente.

Imagen | Akeg

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios