Compartir
Publicidad
Publicidad

Queso fresco para mantener el peso y reducir los niveles de grasa

Queso fresco para mantener el peso y reducir los niveles de grasa
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre hemos escuchado que el queso engorda mucho y casi nunca es un alimento recomendado en dietas de adelgazamiento. Esto es cierto, ya que la mayoría de quesos contienen altas dosis de ácidos grasos de origen animal, pero existe un tipo de queso que es todo lo contrario, se trata del queso fresco.

Está elaborado a base de leche de oveja, por lo que el contenido graso es más bajo. A esto tenemos que sumarle que es un alimento ligero y apetecible al paladar, lo que lo convierte en un habitual de dietas hipocalóricas, y en alimentación de personas que realizan deporte habitualmente, pues tiene un alto contenido en proteínas como todos los productos derivados de la leche.

El queso fresco es una variedad que tiene en su composición un contenido mínimo de grasas, concretamente entorno a un 7% de sus componentes son grasas propias de la leche de oveja. No debemos olvidar que esta variedad de leche contiene ácido linoléico conjugado, más conocido como CLA que ayuda a reducir la grasa que hay en nuestro organismo aumentando el gasto de energía y con él la combustión de las grasas.

El queso fresco por lo tanto es un buen aliado para mantener nuestro peso y evitar la acumulación de grasas en las arterias que nos pueden provocar a la larga diferentes enfermedades cardiovasculares. Además de ser un alimento recomendado en personas que realizan deporte, pues el CLA propiciará la obtención de energía a través de nuestras grasas.

El queso fresco nos aporta altas dosis de vitaminas y minerales. Destaca el aporte de vitamina A, B y D importantes para mantener unos tejidos corporales en perfectas condiciones. Esto le convierte en un aliado de nuestras articulaciones y fibras musculares.

Entre los minerales hay que destacar el aporte de calcio que nos brinda, que mediante la acción de la vitamina D nuestros huesos lo asimilan y se vuelven más fuertes. Su ingesta es muy beneficiosa para prevenir enfermedades como la osteoporosis. Otros minerales que nos brinda son el magnesio, fósforo y sodio, importantes para llevar a cabo las principales funciones vitales.

El aporte proteico convierte al queso fresco en un alimento ideal en épocas de crecimiento como en dietas en las que se busca un aumento de la masa muscular, ya que contiene entorno a 7 gramos de proteínas por cada 100. A esto debemos sumar su bajo aporte calórico, y es que únicamente nos ofrece 100 calorías por cada 100g de producto. Esto es lo que hace que el queso fresco sea un alimento que debe estar siempre en nuestra dieta.

En Vitonica | Perder peso con el Ácido Linoléico Conjugado (CLA) En Vitonica | Leche de oveja con grasas más saludables En Vitonica | Unicla: nueva leche baja en grasas para seguir una dieta sana

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos