Compartir
Publicidad
Estas son las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes (y así puedes prevenirlas)
Sexualidad

Estas son las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes (y así puedes prevenirlas)

Publicidad
Publicidad

A pesar de tener cada vez más información que nunca y, además, esta sea mucho más accesible, la realidad es que los contagios de enfermedades de transmisión sexual (ETS) no solo no están remitiendo, sino que en los últimos tiempos ha existido un repunte bastante alarmante de estos. Así, por ejemplo, hace tan solo unos días se informó de que en Estados Unidos han llegado a cifras récord en lo que a número de casos de ETS que se han diagnosticado durante este año y esto ocurre por cuarto año consecutivo.

Pero no es solo el país americano el que se encuentra en esta situación, en España también durante los últimos días se han conocido repuntes de casos de este tipo de enfermedades en Navarra (de casi el 40%) y lo mismo ha ocurrido en Canarias. Por ello, nunca es demasiada información, por lo que queremos saber cuáles son las ETS más comunes en nuestro país, en qué consiste cada una de ellas y cómo podemos prevenirlas.

Herpes genital

Este tipo de enfermedad está provocada por el herpes simple y se contagia mediante transmisión sexual - aunque también puede contagiarse de madre a hijo durante el embarazo. En ocasiones puede incluso no presentar síntomas o pueden resultar tan leves que no se les presta atención.

En las ocasiones en las que muestra síntomas estos se presentan en forma de ampollas y llagas en la zona genital y/o anal. También puede causar fiebre o inflamación en los ganglios.

Virus del papiloma humano

Vaccination 2722937 1920

Existen más de 200 tipos de variedades del virus del papiloma humano, que se contagian a través del contacto sexual con personas que estén infectadas. Algunas de estas variedades pueden ser inofensivas, y pueden incluso desaparecer solas sin que la persona infectada llegue nunca a saber que lo tuvo, mientras que otras variedades pueden llegar a ser muy peligrosas, pudiendo facilitar la aparición de cáncer de útero entre otros.

En el caso en que el virus provoca síntomas, podemos encontrar la aparición de verrugas en forma de racimo en la zona genital.

La gonorrea

En este caso es una bacteria la que causa la enfermedad y se transmite durante las relaciones sexuales, tanto vaginales como orales o anales. Igual que en el caso de los herpes genitales, esta enfermedad puede no presentar síntomas tanto en hombres como en mujeres y en estas últimas es habitual confundir sus síntomas con los de la infección de orina ya que provoca dolor al orinar.

Cuando aparecen síntomas estos pueden ser una secreción amarillenta en el pene, escozor al orinar y dolor testicular en el caso de los hombres, y aumento en la secreción vaginal, sangrado y dolor y escozor al orinar en el caso de las mujeres. Esta enfermedad, de no ser tratada, puede traer consecuencias más serias como problemas de fertilidad en mujeres, o de próstata en hombres.

La clamidiasis

Igual que en el caso de la gonorrea, esta enfermedad está causada por una bacteria conocida como Chlamydia trachomatis y se contrae igualmente al mantener relaciones sexuales vaginales, anales u orales sin protección.

La clamidia puede ser una enfermedad silenciosa, por lo que puede resultar muy complicado detectarla y ponerle un tratamiento temprano. Si se tarda mucho tiempo en tratar, puede conllevar serios problemas de infertilidad y de daño en los órganos reproductivos.

En los casos en que aparecen síntomas, estos incluyen flujo vaginal anormal, olor fuerte, escozor al orinar y dolor al mantener relaciones sexuales en mujeres. En el caso de los hombres puede presentar secreción en el pene, ardor, picores, escozor al orinar entre otros.

El VIH

Hiv 1903373 1280

Se trata del virus de la inmunodeficiencia humana que se puede contagiar de varias maneras diferentes, entre ellas manteniendo relaciones sexuales sin protección con una persona portadora del virus. Este virus va destruyendo los glóbulos blancos de nuestro organismo, provocando que nuestro sistema inmune se deteriore, quedando sin defensas y expuestos a todas las infecciones externas.

En la actualidad, gracias a los avances en la medicina, muchas de las personas infectadas pueden vivir como portadoras del virus sin llegar a desarrollar la enfermedad. Sin embargo, sí que pueden contagiar a otras personas, por lo que es imprescindible que mantengan una serie de medidas de seguridad.

Los síntomas del VIH van desde muy leves en un principio, como dolores de cabeza, fiebre o cansancio, hasta alguno más graves como infecciones severas, pérdida de peso, manchas en la piel, lesiones en boca y genitales, pérdidas de memoria, etc.

Cómo podemos prevenir las ETS

Charles Deluvio 732115 Unsplash

La única manera efectiva de prevención de las enfermedades de transmisión sexual son - además de la abstinencia - el uso de preservativos. Este uso no es exclusivo de las relaciones vaginales, sino también de las orales y anales. Debemos recordar que el preservativo puede ser efectivo casi en un 100% si se utiliza bien, desde el inicio de la relación y en todos los casos antes mencionados - no debemos olvidarnos que muchas de estas enfermedades pueden transmitirse también de boca a genital o de genital a boca - sin embargo no se suele hacer un uso perfecto y su eficacia puede verse reducir. Ningún otro método anticonceptivo protege de las ETS.

En el caso del VPH existen unas vacunas que pueden servir para protegerse, sin embargo no nos servirán si ya estamos contagiados para proteger a otros, y sigue siendo necesario el uso del preservativo.

Además de esto, realizarse análisis periódicos es importante, especialmente cuando vamos a iniciar una relación con una nueva persona.

Imágenes | Pixabay
En Vitónica | Enfermedades de transmisión sexual: cuáles son las más comunes y cómo reconocerlas
En Vitónica | Así funciona el nuevo autotest del VIH de venta en farmacias

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio