Publicidad
Publicidad

RSS enfermedades

El impacto de la obesidad en el sistema musculoesquelético (y en la economía)

Comentar
El impacto de la obesidad en el sistema musculoesquelético (y en la economía)

Cuando hablamos de sobrepeso y obesidad, normalmente tendemos a pensar en las consecuencias a nivel cardiovascular: diabetes, accidentes cerebrovasculares, problemas sociales... Pero, ¿cómo afecta la obesidad a nuestro sistema musculoesqueletico y que consecuencias tiene?

Como vamos a ver más adelante, el impacto de la obesidad es mucho más importante de lo que la gente podría pensar, y las consecuencias pueden llegar a ser totalmente demoledoras ocasionando secuelas de por vida si no le ponemos remedio a tiempo y cambiamos nuestros hábitos de vida.

Leer más »
Publicidad

La contaminación mata más que el sida, la violencia o la guerra en todo el mundo

1 Comentario
La contaminación mata más que el sida, la violencia o la guerra en todo el mundo

La contaminación es la principal causa medioambiental de enfermedades y muertes prematuras en todo el mundo. Las patologías derivadas de la contaminación ambiental fueron responsables de unos 9 millones de muertes en el año 2015 en todo el planeta, un 16% del total.

Eso es tres veces más que el número de víctimas del sida, la tuberculosis y la malaria juntas, y 15 veces más que todas las guerras y otras formas de violencia. En los países más vulnerables, las enfermedades relacionadas con la contaminación causan más de una de cada cuatro muertes.

Leer más »

Es mejor tener sobrepeso pero ser una persona activa, a estar delgado pero ser sedentario. Un estudio más que lo demuestra

14 Comentarios
Es mejor tener sobrepeso pero ser una persona activa, a estar delgado pero ser sedentario. Un estudio más que lo demuestra

La baja aptitud física y la obesidad se han asociado con un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca, pero sus efectos interactivos son desconocidos.

Un estudio reciente de este 2017 ha elucidado las interacciones entre estos factores comunes modificables, ayudando a facilitar una prevención primaria más eficaz.

Leer más »

Por qué la resistencia a la insulina (y no el colesterol) es la responsable de las enfermedades metabólicas

2 Comentarios
Por qué la resistencia a la insulina (y no el colesterol) es la responsable de las enfermedades metabólicas

"Tienes el colesterol alto, tienes que bajarlo". Esta conversación o alguna parecida es una constante en la vida de cualquiera, especialmente los hombres, una vez que llegan a cierta edad.

El colesterol es una sustancia de textura pastosa que se encuentra de forma natural en nuestro cuerpo y que es necesaria para que éste funcione con normalidad. Sin embargo, el exceso de colesterol se puede acumular en nuestras venas y arterias, dificultando la circulación sanguínea y provocando graves problemas de salud como hipertensión o infartos.

Por eso se considera como un indicador de la salud cardiovascular: con el colesterol alto, mayor riesgo de enfermedades, y por eso la recomendación (o la orden médica) es tan habitual. Y para hacerlo, se aplican dos estrategias distintas: por un lado, medicación, y por otro, reducir la cantidad de calorías ingeridas.

La asociación entre calorías, colesterol y enfermedades

Sin embargo, algunos científicos advierten de que quizá este enfoque no sea el más adecuado. En un artículo publicado en The Pharmaceutical Journal, un equipo multidisciplinar señala que puede que estemos enfocando al enemigo equivocado, y que no sea el colesterol y la cantidad de calorías que ingerimos lo que nos enferme, sino la resistencia a la insulina y la calidad o el origen de esas calorías.

corazon-calorias-salud

Esta es su explicación. Las enfermedades crónicas son en la actualidad la principal causa de muerte en el mundo, por encima de la guerra, el tabaco o el sida, y las enfermedades cardíacas y la diabetes tipo 2, derivadas del llamado síndrome metabólico (hipertensión, resistencia a la insulina, altos niveles de triglicéridos en sangre entre otros), son entre ellas las más mortales. Este avance se relaciona normalmente con el aumento de la epidemia de obesidad en el mundo, asociada a un exceso global en el consumo de calorías.

Por qué la obesidad no es la (única) causa

Sin embargo, hay tres factores que cuestionan esta tesis. El primero, es que aunque la prevalencia de la obesidad y la diabetes son evidentes, no siempre van juntas: hay países donde hay población que es obesa pero no diabética (como Islandia, Mongolia o Micronesia) y otros donde abundan los diabéticos no obesos (ocurre en India, Pakistán o China).

Istock 494125964 1

El segundo es que, aunque es verdad que el 80% de la población obesa padece al menos una de las cuatro enfermedades asociadas al síndrome metabólico (hipertensión, dislipidemia, hígado graso o diabetes tipo 2), un 20% de los obesos mórbidos no padece ninguna y tiene una esperanza de vida normal. Por otro lado, el 40% de los adultos de peso normal también padece esas mismas enfermedades.

El tercero es que, observando la tendencia de la diabetes en un país como EEUU, se observa un aumento del 25% en su prevalencia tanto en obesos como en la población de peso normal.

Por tanto, y aunque claramente la obesidad es un indicador patológico, no se puede explicar la pandemia mundial de enfermedades metabólicas mirando solo a la obesidad y al desequilibrio en el consumo de calorías, porque la gente con un peso dentro de lo considerado saludable y normal también las padece.

¿Menos calorías o 'mejores' calorías?

El error, continúan los autores del artículo, es que en la actualidad, contar calorías es la principal preocupación y método de intervención cuando se piensa en la obesidad y las enfermedades relacionadas. La base de esta idea es que las calorías son todas iguales, vengan de donde vengan.

azucar-dieta-refresco

Y en vez de eso, hace falta mirar de dónde vienen esas calorías (por ejemplo, comida procesada en vez de alimentos frescos) y qué cambios metabólicos provienen de consumir cada una de ellas.

Y ponen un ejemplo: al centrarnos en contar calorías, discriminamos alimentos ricos en grasas pero favorecemos sustitutos del azúcar y almidones refinados, que son claramente perjudiciales, porque solo tenemos en cuenta sus calorías y sus efectos en cuanto al peso.

El verdadero culpable: la resistencia a la insulina

Considerar los niveles de lipoproteína de baja densidad (LDL o colesterol malo) como principal indicador del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes, y por tanto enfocarse en reducirlos a toda costa, ya sea con medicación o con dieta ser algo inconsistente o erróneo. Tampoco es efectivo utilizar el índice de masa corporal como referencia absoluta. En muchos casos los pacientes pierden peso rápidamente con una dieta autoimpuesta y lo recuperan igualmente rápido, empeorando su salud metabólica por el camino.

En vez de eso, los autores proponen examinar otros factores de riesgo que provocan esos cambios perjudiciales en la fisiología, y el principal de ellos, asociado sólidamente con las enfermedades cardiovasculares, la diabetes tipo 2 y la obesidad es la llamada resistencia a la insulina, un impedimentos biológico para responder a la acción de la insulina.

diabetes-azucar-insulina

Varios estudios han demostrado que la resistencia a la insulina es el mejor índice para predecir enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2, y que corregirla en adultos jóvenes suponía reducir el riesgo de padecer esas patologías.

Menos carbohidratos, más ácidos omega-3

Para corregir y prevenir esa resistencia no vale con reducir el número de calorías. También importa de dónde vengan.

Cada vez más evidencias sugieren que una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas sirve para prevenir y tratar enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y obesidad, pero la mayoría de las recomendaciones sanitarias siguen insistiendo en dietas bajas en grasas, lo que suele terminar suponiendo que sean altas en carbohidratos refinados (especialmente azúcares).

dieta-mediterranea-alimentos-naturales

De hecho, esas recomendaciones suelen incluir la sustitución de grasas saturadas por insaturadas para reducir ese colesterol malo. En la práctica, eso se traduce en una recomendación de aceites vegetales y margarinas ricas en ácidos grasos poliinsaturados omega-6, sobre los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 presentes en productos de origen animal.

"En las sociedades tradicionales, el ratio de consumo de ácidos grasos omega-6 respecto omega-3 era de 1:1. Esto era resultado de una alimentación rica en pescados, plantas, animales de pastoreo libre y huevos de gallinas alimentadas con plantas ricas en omega-3. Ahora, en los países industrializados el ratio está más cercano a 20:1", aseguran los investigadores, que añaden que "los beneficios de la dieta mediterránea se atribuyen en gran parte a su alto contenido en ácidos omega-3 y a los polifenoles presentes en los frutos secos, el aceite de oliva, las verduras, los huevos, los pescados y la carne de animales alimentados con pastos. Todos los carbohidratos que contiene van acompañados de sus respectivas fibras, reduciendo la carga glucémica, el hígado graso y la resistencia a la insulina".

Ejercicio físico, aunque sea poco

A la alimentación, es importante unir la actividad física en lo que debe ser un cambio de estilo de vida completo. Incluso una cantidad mínima de ejercicio puede reducir la resistencia a la insulina. Un artículo reciente señala que incluso un ligero paseo con regularidad, unos 30 minutos tres veces a la semana puede tener este efecto, y otro que solo 15 minutos diarios de actividad moderada a intensa puede alargar la esperanza de vida tres años.

dieta-ejercicio-salud

La conclusión del artículo es que para muchos pacientes con alto riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, la forma más eficaz y segura de reducir el riesgo de infartos y otros eventos graves es seguir una dieta rica en esas grasas saludables (ácidos grasos omega-3 y omega-6 de forma equilibrada) y con poca carga glucémica (carbohidratos sin su fibra), y realizar al menos un poco de ejercicio físico.

En vez de invertir miles de millones en I+D de nuevos medicamentos, quizá parte de ese dinero debería dedicarse a implementar políticas que animen a la población a hacer un cambio en su estilo de vida (igual que se hace con el tabaco y el alcohol) para revertir la resistencia a la insulina. La salud pública debería animar a consumir alimentos no procesados que protejan de las disfunciones que produce la comida procesada, en vez de seguir lanzando mensajes que se enfocan solo a las calorías, que culpan a las víctimas y empeoran estas pandemias. Así, y solo así, podremos atenuar la incidencia de las enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades crónicas resultado del síndrome metabólico.

Imágenes |iStock
En Vitónica | El efecto sobre el organismo de los distintos tipos de grasa

Leer más »

Once pseudoterapias de las que has oído hablar: en qué consisten y por qué no debes fiarte de ellas

103 Comentarios
Once pseudoterapias de las que has oído hablar: en qué consisten y por qué no debes fiarte de ellas

Las pseudoterapias puede aparecen en los lugares más insospechados: peluquerías, centros de belleza, clínicas alternativas, hospitales privados, consultas médicas... Mezclan una terminología médica con una actitud casi esotérica y hacen su agosto gracias a ciudadanos preocupados por su salud y bienestar pero poco informados sobre procedimientos y métodos científicos.

En medio de esta ensalada de pseudoterapias, analizamos algunas de las más habituales, en qué consisten exactamente y lo más importante: por qué son inútiles y algunas, además, muy peligrosas.

1. Homeopatía

La homeopatía es probablemente la más conocida y habitual. Es fácil encontrarla en las farmacias junto a los medicamentos de eficacia científicamente probada e incluso a médicos que la recomiendan abiertamente.

homeopatía-medicamentos-pseudociencia

La homeopatía se basa en el principio de que "lo similar cura lo similar", y para ello emplea principios activos diluidos cientos de veces en agua destilada o alcohol. Las diluciones pueden ser tan altas que no quede ni una molécula del principio activo original en el resultado final, algo que no es impedimiento para que tenga efectos gracias a la "memoria del agua".

Los principios y los efectos terapéuticos de la homeopatía no han podido ser demostrados científicamente en doscientos años, a pesar de que decenas de estudios lo han intentado. La conclusión más habitual es que la homeopatía no tiene mayor efecto que un placebo, y que aunque su consumo parezca inocuo, en realidad es peligroso porque aleja a los pacientes de tratamientos efectivos.

2. Reiki y toque terapéutico

Quizá el reiki sea la más conocida de estas dos pseudoterapias, pero ambas se basan en ideas parecidas: el que lo practica afirma poder sentir una supuesta energía vital del paciente y la manipula con sus manos, ya sea tocando las partes del cuerpo o solo situándolas encima, para hacerle sanar. Para ambas opciones, las evidencias científicas son igualmente nulas.

mujer-reiki-pseudoterapia

Para empezar, no existe ninguna evidencia de que el mecanismo en el que se basan, esa energía vital que se puede manipular para curarnos exista realmente. Pero aunque existiese y la ciencia simplemente no hubiese encontrado cómo comprobarlo todavía, distintos experimentos han demostrado que los practicantes de estas pseudoterapias no son capaces de saber si están cercanos a otro cuerpo humano si se les vendan los ojos, lo cual parece algo básico a la hora de sanar a otra persona utilizando su energía vital.

Otros estudios han demostrado que terapias de este tipo no tienen ningún efecto sobre el cuerpo humano, y que las investigaciones que parecían indicar que sí sufrían de graves fallos en el diseño de los experimentos o en la lógica de las conclusiones.

3. Flores de bach

En el siglo XIX, el médico inglés Edward Bach llegó a la conclusión, después de estudiar los principios de la homeopatía, de que utilizando diluciones de principios florales era posible tratar estados de ánimo en el ser humano que, de prolongarse demasiado tiempo podían llegar a afectar a su salud.

flores-bach-homeopatia

Así, se llama Flores de Bach a preparados de brandy, agua mineral y extractos de flores. 48 flores en total tienen supuestas propiedades curativas, entre ellas la agrimonia, para ocultar la preocupación tras una máscara de alegría; el manzano silvestre, para el miedo a estar sucio; el acebo, para el rencor, los celos o la envidia; o el pino, para el exceso de sentimiento de culpa. Pueden combinarse según las necesidades del paciente pero nunca mezclando más de siete flores.

Para explicar la ausencia de evidencia científica tras las Flores de Bach hay que empezar aclarando que ni siquiera el propio Bach se molestó en explicar el supuesto mecanismo de funcionamiento de sus teorías, así que comprobarlo o desmentirlo es complicado. Puesto que se basó en principios de la homeopatía, como que una dilución sin moléculas de principio activo puede seguir siendo efectiva, podemos usar los mismos argumentos para asegurar que esta pseudoterapia tampoco tiene sentido científico ninguno.

Para concluir, una revisión sistemática de artículos científicos sobre las Flores de Bach revela que estos "tratamientos", igual que la homeopatía, no tienen mayor efectividad que un placebo.

4. Apiterapia

La apiterapia en general consiste en utilizar con fines terapéuticos productos derivados de la abejas como la miel, la jalea real o el propóleo, pero se utiliza sobre todo para terapias que utilizan el veneno de las abejas (apitoxinas), a veces a través directamente de picotazos de los insectos.

apiterapia-picadura-abeja

El principal componente del veneno de las abejas es la melitina, un compuesto con propiedades antiinflamatorias, y de ahí el interés de utilizarlo como remedio terapéutico. El problema es que la melitina se mezcla con otros compuestos tóxicos, y en este tipo de terapias se aplican sin ningún control, suponiendo en el mejor de los casos una molestia y en el peor, un peligro para la vida del paciente si este desarrolla una reacción alérgica grave.

Es habitual que esta pseudoterapia se asocie al tratamiento de la esclerosis múltiple. Por ese motivo, la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple de EEUU ha financiado varios estudios para comprobar si la aplicación de veneno de abeja efectivamente tiene algún efecto positivo sobre los afectados por esta enfermedad. Hasta el momento, ni las pruebas en ratones ni los primeros ensayos clínicos dan resultados positivos.

Esto podría cambiar en el futuro, y encontrarse una forma de aplicar de forma controlada y metódica un tratamiento basado en veneno de abeja, pero por el momento no existe y puede resultar peligroso someterse a esta pseudoterapia.

5. Biomagnetismo

El biomagnetismo, ideado en 1988, propone que todas las enfermedades están causadas por un desequilibrio del pH, y que es posible corregir ese desequilibrio, y por tanto curar las enfermedades que causa. Para hacerlo, si sitúa un imán en el punto del desequilibrio, y otro del polo opuesto en un punto de polaridad contraria.

La verdad es que la idea de que un desequilibrio del pH cause nuestras

Distintos órganos del cuerpo tienen distintos niveles de acidez, y estos varían de unas personas a otras y esto no supone un problema de salud

patologías está presente en otras pseudoterapias, pero su validez no ha sido demostrada. Distintos órganos del cuerpo tienen distintos niveles de acidez, y estos varían de unas personas a otras y, dentro de unos rangos normales, esto no supone un problema de salud. Por otro lado, no hay pruebas de que los campos magnéticos causen efectos perjudiciales o curativos sobre las personas.

De hecho, algunos estudios han tratado de averiguar qué hay de real en los supuestos efectos beneficiosos de productos que confían en los campos electromagnéticos, como pulseras o colgantes, para aportar cierto bienestar, y las conclusiones obtenidas han sido que esos efectos no son superiores a los de un placebo.

6. Hidroterapia de colon

La hidroterapia de colon está basada en la idea de que la comida se pudre cuando llega a nuestro intestino, se adhiere a sus paredes, libera sustancias tóxicas que el cuerpo no puede eliminar y eso nos enferma. Para evitarlo, aplica lavados intestinales introduciendo una manguera a través del recto e introduce agua en su interior, hasta 70 litros por sesión, a veces mezclada con hierbas y otros compuestos.

La idea en la que se basa no encaja con lo que conocemos del funcionamiento de nuestros órganos: la comida no se pudre en los intestinos, y estos son perfectamente capaces de eliminar todos los desechos

Asegura que así se pueden tratar desde enfermedades relacionadas directamente con el intestino como la enfermedad de Chron, estreñimiento o hemorroides hasta otras que nada tienen que ver con el sistema digestivo, como acné, alergias o depresión.

Una vez más, la idea en la que se basa esta pseudoterapia no encaja en absoluto con lo que conocemos del funcionamiento de nuestros órganos: la comida no se pudre en los intestinos, y estos son perfectamente capaces en cualquier persona sana de eliminar todos los desechos de nuestra alimentación.

En este caso, la hidroterapia no solo no ha probado tener efectos positivos, sino que además puede ser foco de infecciones intestinales muy graves, pone en riesgo las colonias de bacterias intestinales que nos hacen falta para llevar a cabo la digestión y si no se realiza con cuidado, la inserción de la manguera puede causar desgarros anales e incluso perforaciones intestinales.

7. Osteopatía

La osteopatía fue inventada en el siglo XIX por un doctor estadounidense aficionado ala mecánica que concebía el cuerpo humano como una máquina con todas sus piezas perfectamente encajadas y conectadas por el tejido conectivo. Según su razonamiento, era posible influir y curar cualquier órgano o sistema enfermos simplemente manipulando esta capa exterior, los huesos y los músculos.

hombre-masaje-osteopatia

La efectividad de la osteopatía ha sido puesta a prueba en pacientes con daños en el aparato musculoesqueléticos, pero las revisiones de esos estudios han concluido que no hay evidencias de calidad suficientes como para considerar un efecto positivo. También se ha sugerido que puede servir para tratar otras patologías, como enfermedades cardiovasculares o dermatológicas, de nuevo sin evidencias que sostengan estas afirmaciones.

8. Ozonoterapia

La ozonoterapia se basa en insuflar gas de ozono en heridas o por vía rectar para tratar dolencias que incluyen cáncer, sida, parálisis o enfermedades neurodegenerativas.

Varios estudios señalan que no hay validez terapéutica en el uso de ozono para tratar enfermedades y la FDA alerta de que puede ser tóxico y perjudicial

Es difícil situar el origen y base de esta pseudoterapia. El gas con altas concentraciones de ozono tiene ciertas propiedades antibacterianas, pero también alcanza una alta toxicidad con rapidez, y por tanto su uso es absolutamente desaconsejable.

Varios estudios señalan que no hay validez terapéutica en el uso de ozono para tratar enfermedades, la FDA (Food and Drugs Administration) alerta de que puede ser tóxico y perjudicial y la sobreabundancia de ozono está relacionada con graves daños a los pulmones, además de otras complicaciones e incluso casos de muertes.

9. Reflexología

reflexologia-mapa-manos

La reflexología está basada en la idea de que existen canales de energía que conectan cada órgano y sistema de nuestro cuerpo con puntos determinados de la planta de nuestros pies, de la palma de nuestras manos, de nuestra nariz o de nuestras orejas. Por tanto, aplicando presión y manipulando esos puntos sería posible curar o mejorar esos órganos. Así se pueden tratar dolencias que incluyen migrañas, dolores de espalda o dolores menstruales entre otros.

No existen evidencias científicas de que la reflexología tenga ningún efectos sobre la salud (más allá de la relajación que nos puede causar que nos masajeen los pies o las manos), ni tampoco de la existencia de esas conexiones entre los órganos del cuerpo y las zonas que trata la reflexología.

10. Quiropráctica

La quiropráctica o quiropraxis se basa en la idea de que el sistema nervioso afecta a a salud de todos los nervios y que es posible influir sobre este manipulando la columna vertebral.

mujer-quiropractico-masaje

No hay evidencias de que la quiropráctica sirva para curar ninguna dolencia, y en cambio, es una pseudoterapia muy peligrosa, ya que una manipulación incorrecta de la columna vertebral puede causar graves lesiones. Está relacionada con accidentes cardiovasculares, dolores de cuello, problemas de visión, náuseas, mareos... Síntomas que suelen aparecer unos días después de la aplicación de estas técnicas.

11. Medicina ortomolecular

La medicina, nutrición o terapia ortomolecular se basa en la idea de que consumiendo grandes cantidades de biomoléculas (sobre todo vitaminas pero también proteínas o amioácidos) se puede reforzar la salud del paciente y tratar enfermedades como el cáncer, la bronquitis, alergia, meningitis o enfermedades neurodegenerativas entre otras.

Una vez consumida la cantidad diaria recomendada, la vitamina C no ha demostrado tener ningún efecto curativo

La vitamina C es centro de especial atención, y esta pseudoterapia recomiendo consumirla en grandes cantidades. Sin embargo, una vez consumida la cantidad diaria recomendada, la vitamina C no ha demostrado tener ningún efecto curativo, y una ingesta exagerada puede causar diarreas o daños renales. La afirmación de que sirve para tratar el cáncer ha sido descartada por varios estudios.

Imágenes | iStock y Wikipedia En Vitónica | Profesionales de la salud: de quién te puedes fiar y quién te está intentando timar

Leer más »
Publicidad

Tres tazas de café al día harán que vivas más

2 Comentarios
Tres tazas de café al día harán que vivas más

¿Has acabado tu taza de café? ¡Ponte otra! Según un estudio reciente, eso podría ayudarte a vivir más tiempo. Y si te preocupa que el exceso de cafeína te pase factura esta noche porque no te deje dormir, que sea descafeinado.

El estudio, impulsado por científicos de la OMS y en el que se ha hecho un seguimiento a más de 500.000 personas durante 16 años, ha concluido que beber café está asociado a un menor riesgo de muerte asociada a enfermedades cardíacas, cáncer, infarto, diabetes y enfermedades respiratorias y del hígado.

Leer más »

Inmunidad de grupo: por qué no vacunar a un niño pone en un grave peligro a todos los demás

15 Comentarios
Inmunidad de grupo: por qué no vacunar a un niño pone en un grave peligro a todos los demás

El debate sobre las vacunas no deja de hacerse más duro y turbio cada día que pasa. Hace unas semanas, se descubría que una enfermera 'antivacunas' fingió vacunar a cientos de niños cuando en realidad no era así. En lugar de inmunizarlos, tiraba los viales directamente a la basura.

Las acciones de esta enfermera no solo es inmoral e ilegal (en Italia ahora es obligatorio vacunar a los niños), sino que además va contra uno de los pilares fundamentales de los programas de vacunación: la inmunidad de grupo. Y es desolador porque solo hacen falta seis segundos para entender uno de los conceptos que más vidas han salvado en la historia de la humanidad.

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos