Compartir
Publicidad
Cómo sobrevivir a la vuelta de las vacaciones: siete consejos para hacerlo más fácil
Wellness

Cómo sobrevivir a la vuelta de las vacaciones: siete consejos para hacerlo más fácil

Publicidad
Publicidad

Para algunos las vacaciones a estas alturas son ya un recuerdo del pasado, mientras que para otros están a punto de terminar. Para ninguno de los dos casos el comienzo de septiembre es fácil.

Pero tranquilos porque, de hecho, la vuelta a las rutinas tiene también sus cosas buenas: nos da la ocasión de emprender retos nuevos y nos da la tranquilidad y seguridad de que cada miembro de la familia tiene sus horarios y tareas.

Eso no quiere decir que nos guste, y si bien la depresión poscavacional no es un término clínico real, en el lenguaje informal todos conocemos esa sensación. Aquí van algunos trucos para que la reentrada en el curso se nos haga menos dura.

No pases de la playa a la oficina de sopetón

Aunque quieras aprovechar hasta el último minuto del verano, puede ser una buena idea volver a tu ciudad unos pocos días antes e ir retomando las rutinas del curso poco a poco: adapta los horarios a los que tendrás una vez que vuelvas al trabajo y el madrugón del primer día te dolerá (un poquito) menos.

Esto puede ser especialmente indicado si tienes niños. Las vacaciones escolares son muy largas y los niños llegan a septiembre que parecen personas distintas a las que dejaron el colegio en junio. Unos cuantos días previos ensayando la reentrada pueden hacerla más fácil para todos.

Empieza descansado

Es probable que tu estado normal sea falto de sueño, pero no hace falta que esa sea la situación el primer día de vuelta de las vacaciones. Intenta empezar con suficientes horas de sueño encima, que ya se encargará la rutina de cambiar eso.

chica-cama-dormida

Para eso, es aconsejable ir retomando las horas habituales de sueño unos días antes de volver al trabajo: intenta (y decimos solo intenta porque sabemos que no es fácil) no levantarte demasiado tarde ni irte a dormir a las tantas los días previos a volver al curro. Y si tienes problemas para dormir, aquí te damos siete consejos para solucionarlos.

No lo dejes para el 1 de enero

Pensamos en el Año Nuevo como el momento de hacer resoluciones, pero ¿no tiene más sentido hacerlo ahora, a la vuelta de las vacaciones? Piénsalo bien: el verano es el momento en el que dividimos de forma natural el transcurso de los años, especialmente cuando somos estudiantes y después cuando se tienen hijos y los estudiantes son ellos.

Así que retoma esa actitud que sueles tener el 1 de enero y adóptala el 1 de septiembre como el momento en el que empieza un nuevo año.

Proponte nuevos retos

entrenar-correr-escaleras

Siguiendo con el punto anterior: ¡es el momento de hacer propósitos! ¿Qué te apetecería empezar? ¿Nuevos retos en el gimnasio? ¿Clases de baile? ¿Mejores hábitos a la hora de comer? ¿Hacer más actividades culturales? ¿Salir más al campo? ¿Retomar un viejo hobby? ¿Una nueva serie? ¿Leer más? ¿Ver más a tus amigos?

Tras la desconexión de las vacaciones, la vuelta a casa es el momento de fijarse nuevos retos y de empezarlos con las pilas cargadas. Incluso puedes fijarte uno nuevo para cada mes del curso.

Piensa en las cosas buenas que te esperan este curso

Vale, es difícil con la perspectiva de la vuelta al trabajo, pero haz una lista de las cosas buenas que tienes por delante estos próximos meses: quizá seas de los que disfruta el otoño por sus colores, porque desaparece el calor sofocante o porque ya no tendrá alergias; es una buena temporada para ir de excursión si te gusta el campo y la montaña; las ciudades retoman sus actividades culturales; podrás volver a ponerte esa chaqueta que tanto te gusta y tus botas preferidas... Cualquier cosa que venga y que te haga feliz, aunque sea un poquito.

Otra comida, otras verduras, otras frutas

Quizá podamos convencerte por el paladar... porque tras el verano con sus platos ligeros y sus ensaladas frescas llega el fresco con sus platos de cuchara y sus frutas y verduras de temporada: las uvas, las manzanas, las peras, los higos, las berenjenas, las calabazas y los puerros son todas propias del otoño. Los sabores se renuevan con el cambio de estación y tu paladar puede disfrutar a lo grande a la vuelta de vacaciones si le dejas.

manzanas-otono

Ve preparando la siguiente escapada

Si eres de los que no se resignan, aquí va otro truco para empezar bien el curso: es el momento de ir organizando las siguientes vacaciones (y de ir ahorrando para pagarlas).

Si eso te motiva, busca una postal de tu destino deseado y póntela junto al ordenador. Ve apartando dinero en tu cuenta para el viaje. ¿Quién sabe dónde puedes estar brindando el próximo Día de Navidad?

Imágenes | Unsplash
En Vitónica | Rutina de readaptación al gimnasio: semana 1 de 4 (I)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio