La increíble historia de Hannah Gane que te dejará sin palabras: de sufrir anorexia a convertirse en culturista
Wellness

La increíble historia de Hannah Gane que te dejará sin palabras: de sufrir anorexia a convertirse en culturista

HOY SE HABLA DE

Estamos acostumbrados a ver cambios drásticos del antes y el después en los que se logra perder una gran cantidad de peso. Eso puede darle años y calidad de vida a la persona que lo consigue. Sin embargo, es menos común encontrarnos con casos en los que es la ganancia de peso la que puede salvar la vida. Te contamos la historia de cómo el culturismo salvó a Hannah Gane de una década de anorexia.

Antes de continuar con el artículo, informamos que las imágenes de anorexia son difíciles de ver para algunas personas. A continuación vamos a mostrar algunas fotografías y vídeos que ella misma ha ido mostrando en su propio Instagram.

Levantar pesas va mucho más allá de la estética

 

Hannah Gane era una niña inglesa que tuvo una infancia realmente encantadora, como ella mismo explicó en una entrevista el año pasado. A los 13 años desarrolló anorexia coincidiendo con el suicidio de su padre, lo que ella misma describe como un evento traumático que podía destruir mi vida.

Durante una década intentó dar solución a la anorexia, lográndolo por momentos, pero volviendo a recaer de nuevo cuando comenzó su carrera de derecho. En ese momento volvió de nuevo a un hospital para tratarse, como ya hizo en la primera etapa adolescente.

Punto de inflexión: si sigo adelante, me voy a morir

Cuando fue al hospital por segunda vez la báscula marcó su peso más bajo. Su situación era realmente preocupante, y puede verse en esta frase que explica para Joe: no me permitieron ingresar a la unidad de trastornos alimentarios porque estaba demasiado enferma. Sin embargo, consiguió recuperarse por segunda vez.

En ese momento en el que se prometió a ella misma que no habría una tercera vez, y comenzó su andadura en el culturismo. Ya en el hospital navegaba por las redes sociales y veía publicaciones sobre cambios físicos de chicas delgadas que se transformaban en chicas musculadas, lo que hizo que se inscribiera a un gimnasio en el momento que fue posible.

¿No es contraproducente entrenar si has pasado por una situación de anorexia y un peso extremadamente bajo?

 

Entrenar con el objetivo de ganar masa muscular para mejorar el físico es una motivación, no un problema. En esos momentos un profesional cualificado elaboró una dieta para aumentar su peso, mientras realizaba un entrenamiento de fuerza, dejando de lado el trabajo cardiovascular que en esta etapa no es recomendable.

Eso sí, el entrenamiento de fuerza para Gane no fue nada fácil. El primer año, no podía hacer nada. No podía levantar la cabeza del suelo ni subir escaleras. Fue con la ayuda de profesionales, tiempo y paciencia lo que hizo que Hannah lograse realizar su primer abdominal, que para ella: fue una sensación de volverse más fuerte. Mi cabello comenzó a crecer nuevamente y me sentí mejor.

Es fundamental destacar aquí el trabajo de los profesionales para llevar a cabo esta recuperación nada fácil. Cuando Hannah logró realizar su primera sentadilla lloró a mares. Ella misma remarcaba que se le ponía la piel de gallina al recordarlo en su entrevista para bodybuilding.com.

Ha mejorado su salud, su peso y su fuerza

 

Además de conseguir su primera abdominal y su primera sentadilla después de no poder ni levantar la cabeza del suelo, Gane ha ido mejorando su fuerza desde entonces. En el confinamiento por la pandemia de Covid-19 ella siguió entrenando en casa hasta conseguir su primera dominada.

Actualmente puede hacer series de 10 flexiones, que es un avance enorme partiendo desde su punto de inicio. Utiliza las mancuernas de 20kg para algunos ejercicios y al inicio no podía coger nada de peso.

Establece una meta y encuentra tu pasión: quiero competir en culturismo

 

Igual, pero diferente. Esa es la frase que abre la última publicación de Hannah hace unos días. La salud mental y la obsesión hacia algo es un proceso lento que puede necesitar controlarse durante toda la vida con ayuda de profesionales. Hannah ha cambiado, como ella misma dice, una obsesión por otra.

Sin embargo, la anorexia fue un proceso que casi acaba con su vida mientras que el culturismo le motiva y "le da vida". Sí, todavía tengo esos pensamientos negativos, pero me he alejado por completo de la muerte, detalló hace unos meses a bodybuilding.com.

Esa misma entrevista termina con estas frases con las que también concluiremos este artículo: el culturismo para mí fue la luz que necesitaba en mi vida. Sin el culturismo, no estaría aquí hoy. La pasión crece cada día. Esa pasión vencerá cualquier pensamiento anoréxico, vencerá cualquier negatividad. Siempre gana.

 

En Vitónica | Seguir una dieta mediterránea podría estar asociado con un menor riesgo de padecer anorexia

Imágenes | extractos de vídeo de YouTube de Bodybuilding

Temas
Inicio