Publicidad

Madre con cuerpo real. No es necesario tener un cuerpo perfecto para estar bien

Madre con cuerpo real. No es necesario tener un cuerpo perfecto para estar bien
20 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace sólo un par de meses atrás te mostrábamos la imagen de una madre de tres hijos con un cuerpo perfecto, que se hizo famosa al publicar sus fotografías junto a la polémica pregunta "¿cuál es tu excusa?". Pero hoy te mostramos que no es necesario tener una excusa, pues se puede ser madre con cuerpo real, ya que no es necesario tener un cuerpo perfecto para estar bien.

Para dar fundamento a nuestra idea te contamos la historia de Taryn Brumfitt, una madre de tres hijos que tras su tercer embarazo busco tener un cuerpo envidiable y se apuntó a un concurso de belleza en donde se premiaba al mejor cuerpo fruto del deporte.

Para llegar al concurso, Taryn se sometió a un entrenamiento intenso y a una dieta muy estricta durante más de 3 meses. Se dedico en cuerpo y alma a lograr u objetivo y logró el siguiente cambio:

madrereal

Por supuesto, la gente alabó su figura diciendo que era un ejemplo a seguir por otras madres, pero ella se dio cuenta de que nadie se percataba del esfuerzo, del trabajo, del sudor y hasta las lágrimas que había detrás de todo ello.

También pensó que no sólo ella resultaba afectada por su objetivo, sino también su familia, a la que dedicaba mucho menos tiempo por estar ocupada preparando comida específica o entrenando. Con su marido tenía más discusiones que nunca porque la dieta estricta que no le permitía comer lo que quería le causaba mal humor y menor tolerancia. Hasta llego a considerarse una mujer obsesionada.

El momento del cambio, para estar bien

Finalmente, Taryn decidió que era el momento de ponerle fin a ese estilo de vida y comenzar a disfrutar de cosas que le gustan, como salir con sus hijos, comer un chocolate o una hamburguesa de vez en cuando y hasta poder compartir una cena con amigas o dormir hasta más tarde un fin de semana.

Así es como Taryn comenzó a comer sano, correr y levantar pesas, pero de una forma menos estricta, más relajada y lejos de la obsesión, lo que conllevo un aumento de peso pero una mejor salud, ya que actualmente se siente sana a nivel físico, pero también a nivel espiritual, mental y emocional.

La experiencia de esta madre de tres hijos nos muestra que no es necesario tener un cuerpo perfecto para estar bien, por lo tanto, no se requieren de excusas para tener un cuerpo perfecto, porque éste no es imprescindible y muchas veces tampoco sano para el organismo todo.

Este es el caso de una madre con cuerpo real que aprendió que no es necesario buscar un cuerpo perfecto, sólo debemos sentirnos y estar bien, querernos, cuidarnos y disfrutar nuestra vida. Después de todo, aquella madre de tres hijos con cuerpo perfecto que preguntaba "¿Cuál es tu excusa?" quizá no logre otra cosa más que obsesionarnos con los kilos de más, pues en la actualidad el mundo es cruel con quienes tienen un poco más de peso y no alcanzan el cuerpo "perfecto".

Vía | Bebés y Más

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir