Compartir
Publicidad

Optimizar el salto con soga para mejorar sus efectos

Optimizar el salto con soga para mejorar sus efectos
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dentro de los ejercicios aeróbicos existe uno que no solemos tener en cuenta a la hora de entrenar. Se trata de la soga, además de ser el título de una película muy famosa es un tipo de disciplina de entrenamiento muy completa que nos ayudará a quemar calorías y mejorar la forma física general. Pero es importante saber la manera adecuada para optimizar al máximo el salto.

Antes de nada es necesario que sepamos que saltar a la soga a modo de entrenamiento nos ayudará a quemar calorías y poner a trabajar todo nuestro cuerpo, por lo que será un buen acondicionamiento general del cuerpo, además de suponer todo un reto para el control corporal y trabajar la psicomotricidad.

Saber elegir bien la soga adecuada

En primer lugar debemos hacernos con la soga adecuada. Para saberlo es necesario que tengamos en cuenta su peso, ya que debe ser lo suficientemente consistente para girar, pero no demasiado pesada que nos cueste trabajo moverla. Para saber su longitud debemos piarla con los dos pies y ver que ambos extremos, si pegamos la soga al tronco, quedan a la altura de las axilas. De este modo tendremos la cuerda ideal con la medida perfecta.

Consejos para saltar correctamente

La posición a la hora de saltar a la soga es sencilla, ya que simplemente nos debemos colocar de pie, rectos, con la vista al frente y la soga sujeta a cada lado por las manos, que serán las que harán que ésta gire en torno a nuestro cuerpo.

Las manos debemos moverlas simplemente, ya que no deben forzarse ni cansarse, Para ello simplemente bastará con adquirir un movimiento mecánico en el que ni reparemos a la hora de saltar. Los saltos que vamos a dar serán cortos para no forzar demasiado y evitar un impacto excesivo al entrar en contacto con el suelo.

Al principio seguro que nos es más fácil saltar con ambas piernas alternas, aunque debemos intentar hacerlo con ambas a la vez, ya que el esfuerzo será mayor y los resultados también, eso sí, siempre manteniendo la espalda recta y la vista al frente para facilitar el recorrido de la soga.

Es cierto que poco a poco conseguiremos aguantar más a medida que nos acostumbremos al movimiento y a realizar los saltos de la manera adecuada para aguantar más. Eso sí, muy importante utilizar calzado adecuado que absorba el impacto de los pies contra el suelo, ya que al saltar podemos hacernos daño en las articulaciones si no cuidamos este punto. También podemos realizar los saltos sobre una superficie que amortigüe bien para minimizar el impacto.

Imagen | Frodrig

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio