Compartir
Publicidad
"Es que hace mucho calor..." Aquí tienes siete maneras de motivarte para seguir entrenando en verano
Wellness

"Es que hace mucho calor..." Aquí tienes siete maneras de motivarte para seguir entrenando en verano

Publicidad
Publicidad

No hace falta que nos lo cuentes: en verano, cuando el calor atiza con ganas, lo último que te apetece es ponerte a sudar aun más. De hecho, si te pareces en algo a mí, lo único de lo que tendrás ganas es de buscar un rincón fresquito y oscuro y tumbarte en él, aunque sea sobre el suelo. Si es en un suelo fresquito, aun mejor.

Pero arriba el ánimo y los corazones porque de hecho hay muchos trucos que puedes poner en marcha para que el calor no termine con tu fuerza de voluntad y sigas haciendo algo de ejercicio a pesar de las temperaturas.

1. ¿Está tu gimnasio fresquito?

Piénsalo. A lo mejor en casa no tienes aire acondicionado, o no quieres ponerlo porque supone un gasto importante. Pero seguro que en el gimnasio sí que hay, y lo tienen puesto tanto si vas tú, como si no, así que... ¡aprovecha!

Por motivos obvios, los gimnasios suelen ser locales bien aclimatados y ventilados, así que quizá no sea una mala idea buscar refugio en ellos un ratito cada día. También tienen duchas y muchos de ellos, piscina. Así que aunque el camino hasta allí te cueste horrores, piensa que una vez dentro vas a estar a una temperatura mucho más agradable. Y ya que estás allí, aprovecha para moverte un poco.

2. Prueba deportes de piscina...

Si tu gimnasio es de los que tiene piscina, o tienes una piscina a mano en la que remojarte, aprovecha el rato del baño para ejercitarte: natación, aquagym, o incluso un pequeño partido de waterpolo si te juntas con unos cuantos amigos y os animáis a picaros entre vosotros.

3. ... ¡o de playa!

Si tienes la suerte de vivir o pasar el verano al lado del mar, tus opciones se multiplican. Puedes aprovechar tanto la orilla como el agua para hacer deporte: correr, entrenar, deportes de equipo o en pareja, surf, natación en el mar, vela... así como todas sus variantes. Elige la que más te apetezca cada día y que el calor no te impida moverte.

surf-mar-playa

Eso sí, un par de consideraciones para que te ejercites con seguridad. La primera es que intentes evitar las horas centrales del día cuando hace más calor, y optes por entrenar al principio del día o por la tarde. Lo hagas a la hora que lo hagas, y a no ser que entrenes de noche, no prescindas del protector solar. En cualquier caso, recuerda beber abundante agua para mantenerte siempre bien hidratado.

4. Aprovecha la ciudad vacía

Si no tienes el mar a mano y eres de los que no va a salir de la ciudad al menos durante gran parte del verano, no te desanimes. De hecho, míralo por el lado bueno: tienes la ciudad para ti solo. Aprovecha para darte unas carreras tranquilas por el parque, para ir en bici a todos sitios o para utilizar la ciudad entera como tu gimnasio.

5. Lía a un amigo que esté de vacaciones

En verano hay más tiempo libre y por tanto menos excusas, así que tira de WahtsApp y enreda para entrenar contigo a ese amigo o familiar que siempre te dice que le encantaría salir a correr pero no tiene tiempo.

Si entrenáis juntos os costará menos hacerlo porque será más divertido y también porque en caso de saltarte un entrenamiento, alguien además de ti mismo podrá reprochártelo. Además, las vacaciones son un periodo de tiempo determinado, así que será más fácil asumir ese compromiso durante unas cuantas semanas que hacerlo de forma indefinida.

6. Apúntate a alguna prueba deportiva

Si necesitas motivación para entrenar y mejorar, prueba a apuntarte a alguna prueba deportiva de las que se celebran en esta época del año en muchos municipios que reciben veraneantes y como parte de las fiestas tradicionales: natación, bicicleta, running... si buscas seguro que encuentras alguna que te encaje cerca de donde estás.

carrera-popular-bici

Estas pruebas no solo pueden ayudarte a entrenarte con ganas, sino que te pueden servir para conocer a otras personas interesadas en el mismo deporte con las que seguir entrenando una vez que se haya pasado la prueba o incluso en los siguientes veranos.

7. Piensa que podrás lucir resultados de inmediato

Hacer ejercicio es una cuestión de salud pero, a quién vamos a engañar ahora, también de aspecto: estar en forma nos hace vernos mejor y para muchos el objetivo último es el bañador y la playa. Si entrenas en verano, el objetivo lo tendrás delante el mismo día.

No se trata estar más o menos delgado o más o menos en forma, se trata de tener la autoestima alta, de valorar tu fuerza de voluntad y de sentirte orgulloso de tu esfuerzo y sus resultados. Y si eso quieres hacerlo luciendo cuerpo durante el verano, nunca lo vas a tener más fácil.

Imágenes | Unsplash
En Vitónica | Algunas sugerencias para practicar deportes en verano

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio