Compartir
Publicidad
Publicidad

T-Bow, la fuerza del movimiento

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los avances en el mundo del fitness lanzan al mercado nuevas actividades y ejercicios que se adaptan a las necesidades de los usuarios perfectamente. Un ejemplo claro de esto es el T-bow, una nueva forma de entrenar y que poco a poco se está convirtiendo en la sensación de las actividades colectivas.

Esta nueva modalidad de entrenamiento consiste en un arco semicircular que se adapta perfectamente a las necesidades de cada ejercicio. Es el fruto de años de investigación y con él se ha buscado facilitarnos las cosas lo máximo posible a la vez que incide en el trabajo del cuerpo de diferentes maneras. Los beneficios que obtenemos practicando deporte con el T-bow son muchos, y es que mediante la realización de ejercicios a través de posturas cómodas para el organismo conseguimos mejorar aspectos como la tonificación muscular, la movilidad general y la relajación.

Las sesiones de entrenamiento con esta técnica son muy relajantes para el organismo, y es que la columna, la zona abdominal y en general todas las partes de nuestro cuerpo adoptarán una serie de posturas adecuadas y totalmente naturales en las que en ningún caso forzaremos ninguna parte. La movilidad es una característica básica del T-bow que convierte a esta actividad en algo divertido y totalmente relajante.

El entrenamiento con esta nueva técnica incide directamente sobre varios aspectos de nuestro cuerpo, y es que la combinación del movimiento con el ejercicio es una práctica que nos permite trabajar la flexibilidad, y la relajación, al mantener en movimiento todas las partes de nuestro cuerpo mientras realizamos el ejercicio. Esta situación de movimiento es la que nos permitirá trabajar a la vez la estabilidad de la postura, ya que debemos mantener el equilibrio y estar erguidos durante más tiempo.

El entrenamiento de la fuerza es importante también, y es que generar movimiento nos lleva a trabajar las diferentes partes de nuestro cuerpo. El impulso para mover el t-bow lo daremos con nuestro cuerpo involucrando a todos los músculos en esta labor. Este trabajo es el principal objetivo en estas rutinas de entrenamiento, para conseguirlo se han ideado diferentes tipos de ejercicios en los que se incide en una zona u otra del cuerpo mediante unas posturas u otras acompañadas de diferentes movimientos.

Además, el entrenamiento de la fuerza con T-bow podemos dificultarlo si añadimos ayudas extra como gomas elásticas que opondrán más resistencia y nos permitirán trabajar varias partes del cuerpo a la vez. Pero no solamente el uso de gomas o bandas elásticas aumentarán la resistencia, sino que la colocación del t-bow también incidirá directamente en la intensidad del ejercicio, ya que lo podemos utilizar en diferentes superficies y de varias formas.

La resistencia es otra cualidad que podemos trabajar con esta técnica, y es que el movimiento que generamos con el T-bow es un ejercicio aeróbico en sí que requiere una cierta base física. Aguantar el ejercicio y sus sesiones incidirá directamente en la resistencia general de nuestro cuerpo. Para trabajar esto existen diferentes ejercicios en los que las repeticiones y los intervalos serán los encargados de entrenara.

Muchos centros ya ofrecen esta actividad, aunque es aconsejable realizarla siempre con la supervisión de un monitor especializado que nos va a indicar los diferentes ejercicios que podemos llevar a cabo con este singular arco. También la podemos desempeñar nosotros solos, aunque es aconsejable hacerlo si se controla a la perfección cada ejercicio, si no es así es mejor asistir a clases grupales, ya que es una práctica complicada para los no iniciados.

En Vitonica | T-Bow: el step curvado, divertido y funciona En Vitonica | Actividades con T-Bow en Andorra, Barcelona y Madrid

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos